¿Quieres ganar visitas en tu sitio web?

¿Quieres ganar visitas en tu sitio web?
Ahora puedes

19 de mayo de 2012

Pablo da testimonio en Corinto

primeroscristianos.com
El emperador romano Claudio había decretado que todos los judíos tenían que marcharse de Roma. Aquila y Priscilla tuvieron que emigrar a Corinto en el año 49 d.c., y gracias a eso, Pablo a su llegada a Corinto, tuvo a dos buenos cristianos en los que apoyarse. Es más, Aquila le ofreció su casa también para trabajar y ganarse el pan necesario tejiendo tiendas de campaña. Entonces el coste de la vida era menor, y un apóstol que seguía el consejo de vivir como Jesús, no digamos. Así estaría Pablo un tiempo no determinado en el libro de los Hechos, y mientras sus compañeros de "batalla", Silas y Timoteo se encontraban en Macedonia, y finalmente llegaron a Corinto, y eso le supuso a Pablo el que se pudiera dedicar enteramente a la Palabra, es decir, a su apostolado. Esto es a finales del año 50 o principios del 51 d.c.

Silas y Timoteo llevan a Pablo noticias de los cristianos de Tesalónica, que están sufriendo duras persecuciones, y esto suscita en Pablo el escribirles la que conocemos hoy como Primera Carta a los Tesalonicenses, el primer escrito del Nuevo Testamento, cronológicamente hablando.

Pablo comienza a hacer un apostolado intenso en Corinto, no limitándose sólo a ir a la sinagoga los sábados, sino que ampliará su radio de acción. El capítulo 18 del libro de Hechos, cuenta que Pablo iba a dar testimonio a los judíos, creyentes en Dios que no aceptaban a Jesús como Mesías. Dar testimonio es hablar de Jesús a los demás, dar razones de tu fe en Cristo a los que no la tienen, y que cuesta a veces hablar, ¿verdad?. Preferimos callar para no molestar, sin embargo Pablo nos da el ejemplo recibido de los Apóstoles, y estos a su vez lo recibieron del mismo Jesús. Y no era fácil dar testimonio ni en Corinto ni en ninguna parte, porque te expones. A Pablo lo rechazan, se le oponen, blasfeman contra el. Pablo se cansa de que estos "creyentes en Dios", le traten de ese modo, y les responde: "Vuestra sangre recaiga sobre vuestra cabeza; yo soy inocente y desde ahora me voy a los gentiles".

Y me imagino a los judíos montando en cólera ante sus palabras, y diciendo para sus adentros, "si, si, tu inocente, ¡JA!". Nosotros somos los inocentes, los creyentes, los elegidos de Dios, los que honramos a Dios, tu eres un creído, falso creyente ¿que viene a instruirnos a nosotros?

Y Pablo deja a esos judios, pero la semilla sembrada traerá sus frutos después.


Publicar un comentario