¿Quieres ganar visitas en tu sitio web?

¿Quieres ganar visitas en tu sitio web?
Ahora puedes

3 de mayo de 2012

La pena de muerte en España

A pesar de los logros y virtudes que reconozco en la España de Francisco Franco (1936-1975), hay errores a mi juicio. Uno de ellos, es la pena de muerte.

Esto enseña la Iglesia Católica acerca de le pena de muerte:

2267 La enseñanza tradicional de la Iglesia no excluye, supuesta la plena comprobación de la identidad y de la responsabilidad del culpable, el recurso a la pena de muerte, si esta fuera el único camino posible para defender eficazmente del agresor injusto las vidas humanas.
Pero si los medios incruentos bastan para proteger y defender del agresor la seguridad de las personas, la autoridad se limitará a esos medios, porque ellos corresponden mejor a las condiciones concretas del bien común y son más conformes con la dignidad de la persona humana.
Hoy, en efecto, como consecuencia de las posibilidades que tiene el Estado para reprimir eficazmente el crimen, haciendo inofensivo a aquél que lo ha cometido sin quitarle definitivamente la posibilidad de redimirse, los casos en los que sea absolutamente necesario suprimir al reo «suceden muy [...] rara vez [...], si es que ya en realidad se dan algunos» (EV56)

Es decir, la Iglesia no excluye la pena de muerte, pero reconoce que es mejor el uso de medios incruentos. No he profundizado, pero imagino que la pena de muerte en España en esos años, se usaba en caso de delitos muy graves, como los delitos de sangre. Ojo por Ojo, diente por diente. Hay un camino mejor, y es la privación de libertad, salvo, como indica el catecismo, casos que suceden rara vez...si es que se dan algunos, en que no haya más opción que suprimir al reo.

La pena de muerte, es a veces pedida por el pueblo, sensibilizado ante horrendos crímenes. El deseo de venganza, puede llevar a querer la pena de muerte. Pero la venganza no es el camino para construir la paz verdadera ni alcanzar la justicia. La violencia sólo engendra violencia, y el que a hierro mata a hierro muere. Sólo en el INEVITABLE y ÚLTIMO recurso de la guerra justa, el uso de la violencia se convierte en acto legítimo, sin embargo el coste de la violencia siempre será altísimo para el ser humano, y la miseria seguirá a toda nación que emplee la violencia para resolver sus conflictos internos o externos.

Por tanto, digo que no me parece bien que Franco permitiera la pena de muerte en España,  como repudio y rechazo por incoherentes a aquellos que llaman a Franco asesino, por usar la pena de muerte, porque no podemos pasar por alto que la pena de muerte iba dirigida contra personas que cometían DELITOS graves, asesinatos. Por lo tanto, asesino es ese. El que mata a otro a sangre fría. Como los terroristas, por ejemplo.

En tiempos de Franco lo que se hacía era "eliminar" a ciertas personas que cometían ciertos delitos, porque se pensaba que ese era el camino más justo de combatir contra el mal, y defender al pueblo de los que eran capaces de asesinar. Por ejemplo, terroristas de ETA. Yo estoy en contra de la pena de muerte, aunque estoy a favor de un sistema penitenciario justo, donde ciertos delitos horrorosos sean pagados de forma ejemplar, pero nunca llegando a quitar la vida, sino sólo la libertad. Y nada de beneficios.

La constitución de 1978, sancionada por el Rey D. Juan Carlos I, prohibe en su artículo 15, la pena de muerte. [leer más].

A algunos les sorprenderá saber, que la pena de muerte estuvo también vigente en un periodo de la II república en España, de 1934 a 1936. Franco la incluyó en el código penal en 1938, y la usó hasta 1975.
Publicar un comentario