¿Quieres ganar visitas en tu sitio web?

¿Quieres ganar visitas en tu sitio web?
Ahora puedes

6 de abril de 2012

LA IGLESIA

La Iglesia por Juan Carlos Millán (seminarista de Malaga)

Hoy día hay una frase que mucha gente dice en un sentido despectivo, pero que yo la usaré en un sentido más cariñoso. Dicha frase es: “con la Iglesia hemos topado”. Hoy nos encontramos en una sociedad en la que cuando no se quieren tocar ciertos temas tales como el paro, el poco trabajo, la inmigración, que cada vez son menos los que acaban la E.S.O y tantas cosas que no van bien, pues ¿a quién tocamos que no responda? A la Iglesia. Pero esta Iglesia de hoy día, ¿es la misma que fundó Cristo?

A lo largo de la historia han sido muchas las teorías sobre la fundación de la Iglesia. Unos dicen que la fundó Pablo con su predicación, otros que la fundó Pedro en el momento en el que Cristo le dijo “sobre ti edificaré mi Iglesia”, y otros directamente ni hay Iglesia, ni Jesús existió y que esto es un invento muy rentable económicamente. Mirando a nuestra sociedad de hoy, hay muchos que dicen que Dios no existe. La verdad que lo dudo, porque es verdad que con el avance de las ciencias y la técnica, muchas cosas que antaño las hacía Dios, hoy las puede hacer el hombre, pero hay otras muchas que el hombre se ve incapaz de hacer si no es con la ayuda de Dios. Pero en un himno de la hora intermedia de la liturgia de las horas se reza “Quien diga que dios ha muerto que salga a la luz y vea si el mundo es o no tarea de un Dios que sigue despierto”. El imaginero, el tallista, el bordador, las camareras o vestidores… y tantos oficios y cargos de nuestras cofradías, es verdad que se aprenden, pero tiene que haber alguien que infunda ese don. Eso sí, Dios respeta la libertad de cada uno. El que quiere cree y el que no, Dios lo deja tranquilo, pues aprieta, pero no ahoga. Pero no es la misma felicidad la que uno obtiene haciendo su santa voluntad, que la que le pide Dios, lo digo por experiencia propia.

Pero la iglesia de hoy, ¿es igual, mejor, peor que la primitiva comunidad? En el libro de los Hechos de los apóstoles vemos como se bautizaban, seguían las enseñanzas de los apóstoles, tenían una jerarquía elegida por todos, compartían los bienes… Vemos como de diferente manera se sigue haciendo hoy todo eso. Pero hay un detalle que hoy, salvo muy pocos, pues se le da mucha importancia como vemos en el versículo 42 del capítulo 5: “ningún día dejaban de enseñar, en el templo y por las casas anunciando la buena noticia acerca del Mesías Jesús”. Hoy quizás haya mucha gente con un vacío interior impresionante que no llene una persona, el alcohol y drogas tan presentes, el sexo, ni tantas cosas mundanas, placeres para unos y vicios para otros, con los que se ha sustituido a Dios. Ateo, desde mi opinión, no creo que haya, pues todos tenemos nuestro “diosito” al que damos nuestro culto. Por ello la vocación del cristiano, aparte de estar llamado a la santidad, tiene una vocación misionera. Algunos las llevan al extremo partiendo de su tierra de origen, como nuestros misioneros por América, África,… que nos son pocos; pero no hace falta irse tan lejos, porque ya lo decía Jesús: “a los pobres los tendréis siempre con vosotros”, no solo los pobres que no comen o beben, sino los pobres en cuanto a Dios, los que necesitan que se les lleve una palabra. Pero claro, siempre salta alguien con la frase: “tanto bordado, tanto oro, tanto encaje, hasta la misma Basílica de San Pedro en el Vaticano se podría vender para los pobres”. Buena observación, pero, ¿qué tengo yo que me sobra y me es innecesario? ¿Cuántos mantos llevo yo, cuantos tronos? Cuando uno recibe un favor muy grande, lo devuelve aún más grande, o para nuestros padres y madres seguro que siempre regalamos lo mejor. Muchos de estos enseres son donaciones agradecidas a un titular por un favor, o simplemente un regalo de una persona anónima. O simplemente de otra época en la que no había tanta crisis como hoy y sí se podían costear dichos edificios y patrimonio

Ya lo decía San Agustín en referencia a las Iglesia: “casta et meretrix”, que a nuestro castellano viene a decir santa y prostituta. Parece muy fuerte que un santo y Padre de la Iglesia diga eso, pero sí, así es. En la televisión, en los medios, lo que se comenta en las calles, es siempre la imagen meretrix, la mala imagen, que es un pequeñísimo tanto por ciento frente a la casta. A lo largo de su historia ha tenido abusos de Papas, sacerdotes, que si las bulas, las indulgencias, la pederastia, el poderoso caballero don dinero,… pero en la minoría de sus casos. Hoy la casta, la santa, sigue ayudando a los pobres como se hacía en el siglo I d. C, sigue predicando, y una gran labor la de las cofradías dando testimonio, y un testimonio cada vez más mal mirado en nuestra sociedad “tolerante”, que es el testimonio público.

Con esta reflexión no hago una defensa de la Iglesia, que también, pero que no es tan mala como parece desde fuera. Cuando uno ve un cacharro de feria le entran las siete cosas por el miedo que puede dar, pero cuando se monta, repite tantas veces como el cuerpo aguante. Lo mismo con la Iglesia, mucha gente ha renegado de Dios toda su vida, hasta que Él mismo, por medio de una persona, una canción, hasta un privado de Tuenti le ha dicho ¿has visto lo que estás haciendo contigo? Mira mi gente como vive de feliz porque me conocen, ¿quieres? La respuesta queda para cada uno. Es verdad que los perseguirán, matarán, calumniarán, pues el mismo Jesús en el Evangelio lo advierte, pero deja una cosa clara: “vuestra alegría nadie os la podrá quitar” (Jn 16, 22).

comentarios:

En los últimos tiempos sólo nos venden la moto de una Iglesia meretrix y esto ha desenvocado en numerosas burlas, jocosos y ofensivos comentarios o incluso una persecución camuflada y silenciada. Atravesamos una época en la que se adapta una filosofía Nietzscheniana agresiva.

"Probablemente Dios no existe, deja de preocuparte y disfruta la vida"

Si Dios no existe, ¿por qué se preocupan ustedes en realizar una persecución hacia un ente inexistente? ¿No será que Dios está metiendo el dedo en la llaga y nos resulta molesto y por eso decidimos borrarlo de nuestras vidas? De este modo podremos "disfrutar" de una vida sin conciencia, ni moral que nos cause cargo alguno.

"Replicando Jesús le dijo: «Bienaventurado eres Simón, hijo de Jonás, porque no te ha revelado esto la carne ni la sangre, sino mi Padre que está en los cielos. Y yo a mi vez te digo que tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella." (Mt 16, 17-18)

Esta SÍ, es la Iglesia que Cristo fundó, porque Iglesia no es un edificio, Iglesia no es una institución... IGLESIA SOMOS TODOS, desde el primer bautizado hasta el más anciano creyente.

Desde aquí dar ánimo a todos aquellos laicos/as, consagrados/as y sacerdotes para que no sólo seamos creyentes, sino creíbles.

..............................................................................................

la cancion dice gracias a la vida que me ha dado tanto ,yo digo gracias ala iglesia que me ha dado tanto aceptar la persecucion y no hacer distinciones a la hora de ayudar a los demas sean de la religion que sean es lo que diferencia alos catolicos de las demas religiones y todos los sacerdotes mayores que dan su vida en la parroquia son un buen ejemplo para los curas jovenes animo.

...............................................................................................

Muy buena reflexión, Juan Carlos. El final, inmejorable.

Es cierto que la Iglesia tiene muchísimos aspectos que mejorar, pero si ahora mismo dejara de existir, se desataría un enorme caos. Por poner un ejemplo de lo que nos rodea y de lo que, particularmente, conozco, si en Málaga capital la desmesurada cantidad de voluntarios que simplemente por creer en Dios colaboran para mejorar este mundo, dejaran de hacerlo, sufriríamos un colapso en los hospitales, debido a la cifra tan alta de ancianos, inmigrantes, enfermos y otros excluidos de la sociedad que se quedaría en la calle. Buen Samaritano, Colichet, Pozos Dulces, Filipenses, Hermanitas de los Pobres o Cottolengo son algunos de estos centros de Málaga en los que montones de católicos ponen cada día su granito de arena y que, asimismo, suponen un grandísimo ahorro al propio Estado. Pero claro, es más fácil creer lo que nos dicen los medios de comunicación con la única intención de hacer daño, antes que pararse a conocer lo que tenemos alrededor.

Que sí, que a la Iglesia se la puede que criticar porque errores comete y muchos, la verdad, pero que lo haga quien al menos se haya molestado en conocerla y no quienes se aferran a estúpidas citas que han oído mil y una vez, del tipo "La Iglesia es muy mala porque tiene mucho dinero" y que no saben siquiera argumentar lo que dicen. Por desgracia, de estos últimos hay muchos en nuestra sociedad.
Publicar un comentario