¿Quieres ganar visitas en tu sitio web?

¿Quieres ganar visitas en tu sitio web?
Ahora puedes

10 de febrero de 2012

Un Cardenal lo reconoce y recrimina que la Iglesia ocultara los escándalos de pederastia

De entrada y para que nadie se de a confusión. Yo soy católico, y creo en la Iglesia que es UNA, SANTA Y CATÓLICA. Lo que no saben muchos es lo que significa esa frase que se dice cada domingo en la profesión de fe de los fieles, y yo hoy no lo voy a explicar. En ti está la respuesta. Me satisface que el Cardenal de Münich haya dicho que la Iglesia Católica se equivocó por ocultar y proteger a los abusadores y maltratadores infantiles, en vez de ponerse del lado de las víctimas.

Sin duda, los responsables de este error grave, deberían haber tenido en cuenta las palabras del Evangelio, donde dice:

"No hay nada oculto que no salga a la luz" (Cf. Lc 8,17)


Pero que nadie se sorprenda, porque ya lo dijo el Señor:

"Es inevitable que vengan escándalos, pero ay de los que los provocan". (Cf. Lc 17,1)


Así que cuidado hermanos católicos o no católicos, porque Dios es justo, pero los hombres por el pecado son susceptibles de caer si se dejan guiar por SATAN, aunque de ningún modo es admisible que un CONSAGRADO viva en pecado, y debe ser tratado por la Iglesia con contundencia. Nadie olvide a la mujer adultera, a la que nadie pudo condenar por la intervención de Jesús ante los que querían apedrearla, pero no olviden dos cosas. Jesús no condenó, pero le dijo: "VETE Y NO PEQUES MÁS".

Por tanto, hay que ser contundentes con los CONSAGRADOS que provocan escándalo. Y eso incluye admitir el perdón si hay arrepentimiento , porque Jesús perdona a todo el que se arrepiente sinceramente, pero la Iglesia no puede ser cómplice de escándalos. Las congregaciones religiosas, NO PUEDEN bajo ningún concepto ENCUBRIR escándalos, ni a escandalosos y escandalosas. Tampoco es necesario que los aireen a la luz pública, pero lo que NO SE PUEDE HACER es MIRAR PARA OTRO LADO, o IGNORAR EL ESCÁNDALO, porque eso daña. Daña a las víctimas de los escándalos, y daña a la propia IGLESIA.

Por tanto, yo os digo, y me dirijo a la jerarquía de la Iglesia, a quien corresponda:

"Dejad de tirar piedras contra nuestro tejado, que es el vuestro".



Publicar un comentario