¿Quieres ganar visitas en tu sitio web?

¿Quieres ganar visitas en tu sitio web?
Ahora puedes

26 de febrero de 2012

ERA INEVITABLE


Domingo. 13:00 aproximadamente. Parroquia de San Pablo. El Párroco de San Pablo me impone la medalla de Hermano de la Cofradía de Nuestro Padre Jesús Cautivo y María Santísima de la Trinidad Coronada. Era inevitable. Hace unos días hacía una promesa delante de la imagen de Jesús Cautivo, pero                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                       
no soy yo muy dado a las promesas. Le dije al Señor, que si me concedía una cosa me hacía hermano de la Cofradía. Pero finalmente le dije: "Bueno Señor, tu me lo concedes si es tu voluntad, yo de todas formas me haré hermano de la cofradía, porque creo que es lo que tengo que hacer en estos momentos."

He asistido 4 de los 5 días del Quinario al Cautivo, y la verdad es que me he sentido muy a gusto. Hacía tiempo que no me sentía tan libre y tan en paz, y lo necesitaba. Esto me llega en un momento en que lo necesitaba, esa es la verdad. Ha sido una mañana feliz para mi. Un pelón nervioso por lo de la medalla, pero orgulloso de llevarla.

He cambiado mi visión que tenía sobre algunas cosas. He observado la gran labor que realiza esta Cofradía en el lado de la Caridad, no sólo el culto externo. He sabido como personas que se acercan a Dios por medio de esta bendita imagen, han llegado a pedir la confesión, comunión, unción de enfermos...en los hospitales, por ejemplo.

He contemplado la gran cantidad de personas que se acercan a esta imagen, en la Parroquia de San Pablo, y he visto a gente sencilla, que aunque algunos puedan no conocer profundamente a Jesucristo, al menos en los tiempos que vivimos, es muy de destacar lo que he visto con mis ojos.

Desde ahora, deseo propagar también y dar a conocer también a Jesucristo, por medio de la Devoción a nuestro Padre Jesús Cautivo y María Santísima de la Trinidad, nuestra Madre espiritual. 





Publicar un comentario