4 de enero de 2012

Nochevieja sin uvas pero con uvas

Esta pasada nochevieja inaguré una nueva tradición. No me comí las uvas por primera vez en 40 años más o menos. Bueno, realmente me comí 24 uvas en vez de 12. Pero no lo hice durante las campanadas, sino que durante las campanadas medité y elevé una oración al cielo. Me comí 12 uvas tranquilito unos minutos antes, y otras 12 después, más tranquilito. Y brindé con agua, porque ya había tomado sidra durante la cena, y no tenía ganas, y beber por beber es tontería. La nochevieja como todos los años en casa de mis padres. La fotógrafa, Ana Mari.



Al fondo se ve a mis sobrinos en fotos
 El día de año nuevo, lo dediqué desde bien temprano a ordenar y arreglar cosas en la casa. He aquí yo, metido dentro del armario empotrado, fotografíado guasonamente por Ana Mari.


Postura imposible. Atornillando. Pero no entro bien en el armario, y tengo que doblar el cuello. No me disloqué nada, pero la barra todavía no la he puesto...
Publicar un comentario

¿Quieres ganar visitas en tu sitio web?

¿Quieres ganar visitas en tu sitio web?
Ahora puedes