9 de enero de 2012

Dios se manifiesta en los sencillos y en los pobres

El otro día, Dios me hizo un regalo. Fue este pasado domingo. Tres personas a las que aprecio, y que piden en la puerta de una Iglesia me saludaban después de varios días sin verme por allí. Uno de ellos se interesaba por si había estado enfermo y por eso no había ido por allí en varios días. La verdad es que me complace verles. No me complace que pasen apuros, pero yo hablo a menudo con uno de ellos, y veo que es una persona sencilla y noble. Por sus frutos los conoceréis.

Muchas veces te puedes encontrar el calor humano y el amor en los sitios más insospechados, y por el contrario, donde se supone que lo tienes que encontrar, no lo ves.
Publicar un comentario

¿Quieres ganar visitas en tu sitio web?

¿Quieres ganar visitas en tu sitio web?
Ahora puedes