31 de julio de 2011

LUTERO ¿UN LOCO?

No hay comentarios:

El encuentro diocesano de la JMJ tendrá lugar el 13 de agosto en el Auditorio Municipal de Málaga

No hay comentarios:

El encuentro está previsto que comience a las siete de la tarde y termine a las diez y media. Las puertas del Auditorio, c/. Paquiro, 9 en el recinto ferial, estarán abiertas desde las seis de la tarde. El encuentro contará con la presencia de todos los jóvenes peregrinos acogidos entre nosotros así como los jóvenes de nuestra diócesis que participarán en la Jornada Mundial de Juventud, las familias que acogen a los peregrinos, voluntarios y todos aquellos que deseen disfrutar de esta fiesta de la fe.

Para participar en el encuentro diocesano hay que ponerse en contacto con la Delegación de Juventud, juventud@diocesismalaga.es que facilitará las acreditaciones que permiten el acceso al recinto a cambio de 1€ por persona, los niños no pagan. También se pueden adquirir el mismo día de la celebración en el propio Auditorio.

El encuentro comenzará con una oración internacional presidida por el sr. obispo y en la que también participarán los obispos extranjeros desplazados a Málaga con motivo de la JMJ. La oración incluirá el envío de los jóvenes malagueños a la JMJ. Una vez finalizada tendrá lugar un concierto de grupos católicos malagueños: Desde el silencio, Unai Kyros, Ixcís, Jerusalén o Shalahim. El encuentro finaliza con una muestra de folclore malagueño, de la que destaca un cuadro flamenco de baile. Supondrá un momento privilegiado para vivenciar la universalidad de la Iglesia. El objetivo de las actividades programadas en nuestra diócesis, como es la celebración del encuentro diocesano, es compartir nuestra fe de una manera cercana, dar a conocer la rica historia y la vida de nuestra iglesia malacitana, enseñando nuestra tierra y costumbres.

La acreditación para el pase se puede pagar y recoger previamente en la sede de la delegación de juventud (Plaza de la Aurora nº1, junto a Caritas) o comprarla momentos antes en la taquilla del auditorio. En cuanto al transporte, al coincidir con Feria muchas líneas de diferentes puntos de la ciudad alargan sus recorridos hasta acabar en el recinto ferial.


¿TE LO VAS A PERDER?

Esforcémonos por conocer al Señor

No hay comentarios:
Esta mañana, como hacemos algunas veces, abrimos la Biblia por donde salió. Mis ojos se detienen al principio del capítulo 6 del libro de Oseas. Su autor predicó en Israel, concretamente en el Reino del Norte, un poco después del profeta Amós, entre 757-722 a.C. Debo reconocer que cuando me acerco al antiguo testamento, y a los profetas, voy de antemano sabiendo que me encontraré alguna palabra que me chocará. Hay que tener siempre presente, que aunque esta es Palabra de Dios, es decir, inspirada al autor humano por el Espíritu Santo, el conocimiento de la historia de la revelación de Dios todavía no está completo, puesto que Cristo aún no ha nacido. Es por eso, que ciertos conceptos pueden dar lugar a la confusión de algunos. La Biblia hay que interpretarla a la luz del Nuevo Testamento que es la revelación definitiva, en Jesucristo nuestro Señor. No obstante, las palabras de Oseas, me han parecido muy actuales para nuestros días. Dice así, y voy a comentar lo que me ha suscitado y hemos comentado mi mujer y yo.

6 1 "Vengan, volvamos al Señor: él nos ha desgarrado,
pero nos sanará;
ha golpeado, pero vendará nuestras heridas.


Lo primero que me llama la atención es la llamada clara del profeta a VOLVER AL SEÑOR. Eso es plenamente vigente y actual. El profeta le habla a una parte de Israel a la que le predica, pero sus palabras resuenan en nuestro mundo de hoy, porque es un mundo que se está apartando de Dios, y en el que muchos ya se han apartado, engañados por las artimañas del maligno, que están impregnando todos los rincones de nuestra vida. Sin Dios, no estamos a salvo en ningún sitio, por más que nos esforcemos en vivir nuestras vidas de la mejor manera que nos parezca. No se trata de lo que nos parezca, sino de vivir en la verdad, y los que se vuelven a Dios, saben cual es la verdad y cual es la mentira.

La segunda parte del versículo, da la sensación de que es Dios quién nos castiga, sin embargo esto es sólo una forma de verlo por parte de un profeta que atribuye a Dios todas las cosas. Sin embargo, Dios no golpea ni desgarra a nadie, sino que más bien es a el a quién le golpean y lo desgarran, como podemos ver al contemplar la pasión de Cristo. Y lo hace por amor, para darnos su amor y darnos la salvación.

Y eso es lo que nos dice el profeta: que el nos sanará y vendará nuestras heridas. ¡Que maravillosa la promesa!, y que triste para los que no la oyen. ¿Y porqué ocurren esas heridas? ¿Y porqué ese desgarro en nuestra vida? La respuesta, la indica al principio. Porque te has apartado de Dios, y el te invita a volver a El y conocerle hoy.

2 Después de dos días nos hará revivir,
al tercer día nos levantará,
y viviremos en su presencia.

3 Esforcémonos por conocer al Señor:
su aparición es cierta como la aurora.
Vendrá a nosotros como la lluvia,
como la lluvia de primavera que riega la tierra".


No puedo evitar de ver, el cambio que se produce cuando un creyente en Jesucristo, después de haberse dado cuenta que se ha retirado del lado de Dios, escucha las palabras del profeta que le invita a VOLVER. Y esto nos lleva a la resurrección, porque el que VUELVE, llega a vivir ya el anticipo de la vida eterna. De la resurrección. Y cuando se vive en ese estado, estás en la presencia del Señor, y estando en su presencia, vives de otra manera. Tus heridas han sido sanadas. Estas palabras me recuerdan también a la resurrección de Jesucristo, que resucitó al tercer día. Hubo un periodo en el que estuvimos muertos, desgarrados, heridos por el pecado, pero al hacer el esfuerzo de querer conocer a Dios y volver a El, te da una vida nueva, en la que todo lo que te ocurre a diario se vive como nuevo, incluso las situaciones difíciles, que las habrá. Y el profeta lo compara con la lluvia que riega la tierra. Que sensación más maravillosa, que olor a tierra mojada, que olor a pureza, a limpieza de la atmósfera, del aire que respiramos. Así es la vida de uno que cambia y se acerca de nuevo a Dios. Y esta es una verdad tan cierta, como que el Sol sale todos los días. No debes dudarlo, sino lanzarte a ello.

4 ¿Qué haré contigo, Efraím?
¿Qué haré contigo, Judá?
Porque el amor de ustedes es como nube matinal,
como el rocío que pronto se disipa.

5 Por eso los hice pedazos por medio de los profetas,
los hice morir con las palabras de mi boca,
y mi juicio surgirá como la luz.

6 Porque yo quiero amor y no sacrificios,
conocimiento de Dios más que holocaustos.

Pero la realidad humana es otra. Y por eso el profeta se queja. Efraím y Judá son dos tribus del pueblo de Israel, que no se están comportando como les conviene. Como Dios desea para ellos. Porque Efraím y Judá puedes ser tu. Que tus intentos de cambiar y conocer la verdad que Dios te propone, es como una nube matinal. Que miras por la ventana y está ahí, y al rato ya ha desaparecido. Y así son muchos, que si, que a lo mejor escuchan esta invitación, y de momento desean ser sanados, pero que al poco tiempo, se ahogan con los problemas de la vida, y con las influencias del mundo, de los amigos que no son amigos, de los familiares que no quieren comprender esto, por vergüenza, por el que dirán, y otras muchas cosas más, y entonces, vuelven a lo mismo. Y vuelven a ser desgarrados y heridos, como al principio.

¿Que haré contigo? se pregunta el profeta, y me pregunto yo. ¿Que haré contigo? o ¿que haré conmigo, si después de saber el modo de ser sanado, soy como las gotas de rocío que se evaporan rápido y volvemos a lo mismo?

Y cuando esto ocurre, el orgullo nos puede cegar. Y las palabras del profeta que sonaban bien, que sonaban a esperanza para mi vida, se pueden volver dolorosas e insoportables de oir, y puedes sentirte como morir, porque no hay nada peor que salir de una crisis y volver a ella de nuevo. La sensación de frustración puede ser grande. Situaciones que se repiten, porque no fuimos capaces de perserverar, de avanzar, de crecer. Porque fuímos demasiado débiles o demasiado cobardes para aceptar la propuesta de Dios. Y habrá un juicio donde cada uno de nosotros comparecerá un día para dar cuentas de nosotros mismos. Pero el juicio ha empezado ya. No hay que esperar a la muerte.

Y mientras estemos en esta vida, Dios nos recuerda finalmente que el no es castigo ni temor, sino AMOR, según dice el versículo 6. El no es el autor de tus desgarros y tus heridas, sino que es el que quiere sanarte y ponerte las vendas para que curen. ¿Ir a Misa por obligación? No. Yo no quiero sacrificios, sino amor, dice el Señor. ¿Hacer esto o aquello para callar mi conciencia? No. Yo quiero amor, y no tus sacrificios. Pero, bienaventurado aquel que se sacrifica por amor.

Dios no quiere holocaustos. El holocausto era en el antiguo pueblo judío, una forma externa de expiar tus culpas. Eso ya no está vigente, porque el propio Cristo se ofreció al Padre en holocausto por nosotros. Ahora basta con acudir a la Misericordia del Sagrado Corazón de Jesús. Cultos externos, si. Pero sin conocimiento de Dios, no. Devociones, si. Pero sin conocimiento de Dios, de nada sirven. Centrarnos en lo externo, no, sino en el interior, porque los verdaderos adoradores adoran en Espíritu y en verdad. Benditos los que tienen devociones y realizan cultos y actos externos de fe, y han entrado en el conocimiento de Dios. ¡Pobres de vosotros, los que sólo os quedáis en lo externo, en la fe a mi manera, en el a mi no me compliques la vida, en el ya lo haré mañana!. Ese no es el camino. Así las heridas seguirán y sangrarán más, y las vendas, ¿quién las pondrá?

24 de julio de 2011

CRISTIANISMO EN ESPAÑA

No hay comentarios:
ESPAÑA EN EL SIGLO II

Triste cosa es el silencio de la historia en lo que más interesa. De la predicación de San Pablo entre los españoles, nada sabemos, aunque es tradición que el Apóstol desembarcó en Tarragona. Simeón Metafrastes (autor de poca fe), y el Menologio griego le atribuyen la conversión de Xantipa, mujer del prefecto Probo, y la de su hermana Polixena.

Algo y aun mucho debió de fructificar la santa palabra del antiguo Saulo, y así encontraron abierto el camino los siete varones apostólicos a quienes San Pedro envió a la Bética por los años de 64 ó 65. Fueron sus nombres Torcuato, Ctesifón, Indalecio, Eufrasio, Cecilio, Hesichio y Secundo. La historia, que con tanta fruición recuerda insípidas genealogías y lamentables hechos de armas, apenas tiene una página para aquellos héroes, que llevaron a término en el suelo español la metamorfosis más prodigiosa y santa. Imaginémonos aquella Bética de los tiempos de Nerón, henchida de colonias y de municipios, agricultora e industriosa, ardiente y novelera, arrullada por el canto de sus poetas, amonestada por la severa voz de sus filósofos; paremos mientes en aquella vida brillante y externa que en Corduba y en Hispalis remedaba las escenas de la Roma imperial, donde entonces daban la ley del gusto los hijos de la tierra turdetana, y nos formaremos un concepto algo parecido al de aquella Atenas donde predicó San Pablo. Podemos restaurar mentalmente el agora (aquí foro), donde acudía la multitud ansiosa de oír cosas nuevas, y atenta escuchaba la voz del sofista o del retórico griego, los embelecos o trapacerías del hechicero asirio o caldeo, los deslumbramientos y trampantojos del importador de cultos orientales. Y en medio de este concurso y de estas voces, oiríamos la de alguno de los nuevos espíritus generosos, a quienes Simón Barjona había confiado el alto empeño de anunciar la nueva ley al peritus iber de Horacio, a los compatriotas de Porcio Latrón, de Balbo, y de Séneca, preparados quizá a recibirla por la luz que da la ciencia, duros y obstinados acaso, por el orgullo que la ciencia humana infunde y por los vicios y flaquezas que nacen de la prosperidad y de la opulencia. ¿Qué lides hubieron de sostener los enviados del Señor? ¿En qué manera constituyeron la primitiva Iglesia? ¿Alcanzaron o no la palma del martirio? Poco sabemos, fuera de la conversión prestísima y en masa del pueblo de Acci, afirmada por el oficio muzárabe.

Viniendo en fin San Pablo a España (como dejamos escrito año sesenta y cuatro), y predicando en Toledo y su comarca, pasó sin duda a estos pueblos arevacos, y dejó por obispo de nuestra venturosa ciudad a su gran discípulo Hieroteo, como escribe Destro con las señas individuales de Segovia en los arevacos; a diferencia de otra Segovia que había entonces, y permanecen hoy sus ruinas junto al antiguo rio Silicense, nombrado hoy de las Aljamitas, cerca de Carmona en Andalucía; de la cual habla Hircio en la guerra de César con los Pompeyos.

Dice Destro, que nuestro santísimo Hieroteo era tenido por admirable en santidad año setenta y uno de Cristo. Y quieren algunos inferir de estas palabras que ya era difunto, y se veneraba la devoción de su santidad. Mas nosotros inferimos que aún vivía y causaba admiración su santísima vida, convirtiendo y enseñando a nuestros segovianos y fundando nuestra Iglesia con advocación tutelar de la Asunción de nuestra Señora, en memoria (sin duda) de haber asistido a ella, cuyo primer templo no sabemos distintamente cual fuese, aunque presumimos por algunas conjeturas que fue uno de los dos que hoy se intitulan San Blas y San Gil. El de San Blas, aunque pequeño, muestra antigüedad y grandeza en unos edificios continuados con su fábrica y tan capaces que representan palacio obispal o capitular. El de San Gil (también muy antiguo) se renovó por los años 1288, como allí diremos.

El Concilio de Elvira o de Iliberis (Latín: Concilium Eliberritanum), primer concilio que se celebró en Hispania Baetica por la iglesia cristiana. Tuvo lugar en la ciudad de Ilíberis, cerca de la actual ciudad de Granada. Su fecha es incierta, entre el 300 y el 324. En el primer caso sería anterior a la persecución de Diocleciano y en el segundo, posterior al Edicto de Milán de Constantino.

Este concilio fue uno de los más importantes llevados a cabo en las provincias, seguido por los Concilio de Arlés y el Concilio de Ancyra los cuales prepararían el camino para el primer Concilio ecuménico Católico, a este concilio asistieron diecinueve obispos y veintiséis presbíteros de toda España así como laicos.

ELVIRA: Este nombre fué muy popular en los finales del primer milenio y principios del segundo. Su origen más probable es el compuesto germánico Athal-wira, que significa "guardián noble". Sin embargo, no se descarta la influencia del topónimo Illiberis , que actualmente denominamos Elvira. Es una importante ciudad donde se celebró el concilio del mismo nombre. Estaba cerca de una alquería que se llamaba entonces Garnatha , que poco a poco fué creciendo y desplazando en importancia a la antigua capital, hasta convertirse en la actual Granada... En España este nombre lo llevaron varias reinas y princesas, incluida una hija del Cid Campeador, que se llamaba doña Elvira (la otra era doña Sol)...
La celebración del concilio de Iliberis (Granada), entre el 306 y el 314 d.C., y la asistencia al citado concilio del obispo accitano Félix , nos pone de manifiesto que la cristianización de la ciudad y su área comarcal tiene cierta solidez y cuenta con una estructura más definida, que en los momentos iniciales.

obispo Félix presidió el concilio , debido a que éste representaba, probablemente, a la diócesis más antigua . Asistieron diecinueve obispos y veinticuatro presbíteros , en representación de treinta y siete sedes, de las cuales veintitrés eran de la Bética, la provincia, por tanto, más ampliamente representada, lo que nos indica la implantación en la misma del cristianismo. Las actas del concilio -las más antiguas que se conservan de un concilio disciplinar- son excepcionalmente valiosas para la historia de la Iglesia hispana.. La rotura de ídolos fué condenada en el Concilio de Elvira (306), el cual decretó, en su canon sexagésimo, que no sería inscrito como mártir un cristiano ajusticiado por un vandalismo de esa clase.

Las actas constan de ochenta y un cánones que se encuentran suscritos únicamente por los obispos. Esos cánones, todos disciplinares, arrojan mucha luz sobre la vida religiosa y eclesiástica de los cristianos hispanos, en el momento crucial del triunfo del Cristianismo. Estos cánones tratan de temas tan variados como el matrimonio, el bautismo, la idolatría, los ayunos, la excomunión, los cementerios, la usura, las vigilias, la frecuencia de asistencia a la Misa dominical, las relaciones de los cristianos con los paganos, judíos y herejes, etc.

En el canon XXXIII, según Hefele (op. cit. abajo) tenemos la ley eclesiástica más antigua concerniente al celibato del clero. El canon XIII muestra la institución de las vírgenes consagradas (virgines Deo sacratae), familiar en Hispania. El Canon XXXVI (placuit picturas in ecclesia esse non debere en quod colitur et adoratur in parietibus depngatur) se ha mostrado a menudo como un elemento en contra de la veneración de las imágenes como una práctica de la Iglesia Católica. Se interpretan esta prohibición como algo contrario al uso de imágenes en los templos grandes únicamente, para evitar que los paganos pudieran burlarse de las escenas sagradas ahí representadas y de lo que significan, opinan que el concilio no se pronuncia sobre la ilicitud o ilicitud del uso de las imágenes, sino que se trata de una medida administrativa que simplemente las prohibe, para evitar que los conversos del paganismo incurran en cualquier riesgo de recaer en la idolatría, o se escandalicen ante algunos excesos supersticiosos que, de darse, no están aprobados de ninguna manera por la autoridad eclesiástica.


VIAJE DE SAN PABLO A ESPAÑA

No hay comentarios:

LUGAR DONDE ESTUVO SAN PABLO EN ECIJA


RUTA PAULINA EN ANDALUCIA


En efecto, la ciudad de Écija está celebrando por todo lo alto el Año dedicado al apóstol Pablo, su santo patrón, con una serie de actos religiosos y culturales, como la magnífica exposición sobre «Iconografía de san Pablo en Écija (siglos XV al XX)>>, en la iglesia de Santiago el Mayor. No en vano, Écija puede jactarse, según algunos expertos, de ser la ciudad del mundo en la que más testimonios artísticos e iconográficos hay expuestos a la devoción: todas las iglesias y conventos de la ciudad (siete parroquias, ocho conventos de religiosas, dos de religiosos, y varias capillas e iglesias) cuentan con algún cuadro, relieve o talla. Destaca entre todas, por su expresividad y su riqueza cromática, la talla de Salvador Gómez de Navajas, que data de 1575 y que se saca en procesión todos los años el 25 de enero, en la fiesta de la Conversión de san Pablo.
San Pablo es el patrón de la ciudad de Écija desde que, en 1642, el papa Urbano VIII así lo estableciera; sin embargo, la estima de los ecijanos por su patrón es muy anterior, se remonta incluso a los primeros años del cristianismo, y ni siquiera la ocupación árabe logró arrebatarles su memoria. Écija mantiene viva la tradición de que san Pablo estuvo en la ciudad, predicó en sus calles, convirtió a sus gentes e, incluso, prometió visitarla nuevamente. Esta promesa se cumplió en el año 1436, cuando se produjo el milagro por el cual san Pablo se apareció a un joven de la localidad, Antón de Arjona, queriendo evitar con ello la degradación de la ciudad. Desde entonces, todos los años, toda la población, corporación municipal al frente, renueva sus votos al santo y se vuelve a poner bajo su protección y amparo. Protección que, si se entra en la ciudad por la carretera desde Madrid, se hace bien visible en el imponente san Pablo que vigila Écija desde su privilegiada posición. Con un sentimiento de devoción tan arraigado, no es de extrañar que cualquier actividad de los ecijanos quede expuesta a la mirada del santo, como, por citar sólo un ejemplo, el equipo local de fútbol, que celebra sus partidos en el Estadio Municipal de San Pablo y a él se encomienda.
Pero, ¿estuvo Pablo en Écija?
Que san Pablo llegara a visitar España es algo de lo que apenas existen dudas. Al anuncio que él mismo hizo en la carta a los Romanos, le sigue la afirmación de la segunda carta a Timoteo, en la que reconoce haber evangelizado a todas las gentes. Esto permite suponer con bastante fiabilidad que, tarde o temprano, alcanzara la provincia romana conocida como la Bética, en los confines del entonces mundo conocido. Esta tesis -afirma el P. Antonio García del Moral, dominico, en su obra San Pablo. Testimonios críticos y tradiciones ecijanas- está avalada por diversos documentos, como el testimonio de san Clemente Romano, el Fragmento Muratoriano, del siglo II y los Actus Petri cum Simona, de los siglos II-III. La carta a los Corintios de san Clemente Romano da testimonio de que Pablo alcanzó los límites de Occidente, es decir, la Bética.
La ruta más probable sería entrando «por el puerto de Cádiz, donde se encontraba una comunidad judía, a la que le gustaba dirigirse en primer lugar, antes de ir a los gentiles». Esta tesis la sostiene también Jerome Murphy-O'Connor, uno de los máximos especialistas en la figura de san Pablo, en su reciente Pablo, su historia: «Lo cierto es que Pablo acabó yendo a España. Dadas las circunstancias y su carácter, sería bastante sorprendente que no hubiera sido así. La ruta por mar era la más sencilla de atravesar. Podía llegar a la costa de Cataluña en apenas cuatro días, o Gades (Cádiz) en siete si cogía un barco desde Ostia, el puerto de Roma». Tarragona es el puerto en el que desembarcó Pablo según otros autores, como Francisco de Asís Aguilar, que afirma en el Compendio de Historia eclesiástica general (1877) que «la venida, de la cual hoy nadie se atreve a dudar, parece fue por mar, desembarcando en Tarragona, pasando por Tortosa, internándose en la Bética hasta Ecija».
Tanto si san Pablo entró en España por Tarragona como si lo hizo por Cádiz, casi todos los testimonios escritos convergen en que la ciudad de Écija, por aquel entonces conocida como Astigi, sería una de las ciudades en las que recaló, predicó y, si hemos de hacer caso de la tradición, obtuvo frutos inmediatos de conversión. Écija era por entonces una importante ciudad dedicada a la explotación comercial del aceite, capital de la Bética ulterior, que el emperador Augusto había elevado en el año 14 al rango de Colonia con el nombre de Colonia Augusta Firma Astigi, y en la que se erigió un Convento Jurídico. Era una ciudad de nueva planta, con calles pavimentadas trazadas en retícula regular, ricos y variados mosaicos, un sistema de cloacas y una red de distribución de aguas, templos, termas y un anfiteatro.
El viaje de Pablo
El viaje de Pablo a España no tuvo que ser fácil. Como afirma Murphy-O'Connor, Pablo quería «ser enviado a España como misionero de Roma (Rom 15,24). Esto no era un problema de logística o ayuda con el idioma (aunque una ayuda en estos dos aspectos de la misión sería bastante útil). Pablo necesitaba que Roma le diera la misión de actuar en su nombre». Otra cuestión es la de su acompañante. Pablo solía viajar con algún discípulo que pudiera ayudarle en la tarea evangelizadora, pero también para solucionar cuestiones materiales propias del viaje. ¿Quién mejor que alguien nacido en las tierras que iba a visitar, máxime cuando sabía que iba a atravesar poblaciones en las que, seguramente, casi nadie hablaría griego -quizá latín, sobre todo en las urbes comerciales- y sí diversos dialectos íberos, que Pablo desconocía por completo?
Seguramente Pablo eligió para este fin a Hieroteo, discípulo y amigo, que era natural de Écija, conocía el país y no tendría problemas con los idiomas. Hieroteo fue, según recoge el P. Antonio de Quintanadueñas en su obra Santos de la ciudad de Sevilla y su arzobispado (Sevilla 1637), «maestro de san Dionisio Areopagita, obispo de Atenas y Segovia». Donde más datos encontramos acerca de Hieroteo es en la Historia de la insigne ciudad de Segovia y compendio de las historias de Castilla, de Diego Colmenares, escrita en 1633. Allí se afirma que Hieroteo había escuchado predicar a Pablo en Pafos, la patria de Bernabé y que, una vez convertido, pasó a engrosar el grupo de sus discípulos y le acompañó a Atenas, ciudad de la que Pablo le nombró obispo. «Pasados los tres años -continúa- dejó san Hieroteo por sucesor en Atenas a Dionisio su gran discípulo ... y después de renunciado el obispado de Atenas, parece se volvería a la compañía de san Pablo».
Así pues, tenemos a Pablo camino de España, acompañado de su discípulo Hieroteo, astigitano de nacimiento. Dando por supuesto de que llegaran a la península por el puerto de Gades, que dista unos 220 kilómetros de Astigi, Pablo y Hieroteo tardarían al menos una semana en recorrer la Via Augusta hasta llegar al puente que cruza el Genil y poder asomarse a la espléndida ciudad bética. Una vez allí, no es difícil imaginar que, en lugar de buscar alojamiento en la comunidad judía, cuya sinagoga se localizaba en el actual emplazamiento de la iglesia de Santa Bárbara, Hieroteo lograra convencer a las nobles hermanas Xantipa y Polixena de que hospedaran a su maestro en su mansión. Xantipa era la esposa de Probo, presidente del Convento Jurídico Astigitano.
Al día siguiente, tras descansar de las duras jornadas de viaje, Pablo se dirigiría al foro, concretamente a un lugar cercano al tem-
plo que estaba dedicado al culto imperial -ese lugar es hoy parada obligatoria en el recorrido turísticoreligioso de Écija- y comenzaría a predicar. La escena, parecida a la que relatan los Hechos de los Apóstoles en Atenas, tendría, no obstante, un fruto diverso: Probo, Xantipa y su hermana, Polixena y un número de personas sin determinar, abrazaron la fe en Jesucristo, «y leyendo en su frente con letras de oro: Pablo predicador de Jesucristo, se convirtieron los dos y baptisolos el Santo», escribe el P. Antonio de Quintanadueñas. Estos tres notables astigitanos forman parte del catálogo de los santos:
Xantipa y Polixena, cuya imagen se conserva en la iglesia parroquia de Santa María de Écija, se celebran, según el Martirologio romano el 23 de septiembre, y Probo ellO de noviembre.
La conversión de estos personajes se recoge en otras fuentes, como el Compendio de Historia eclesiástica general, de Francisco de Asís Aguilar, que añade, además, que san Pablo «nombró obispo a san Crispín, martirizado en la primera persecución». Precisamente el hecho de que Écija tuviera Silla Pontificia desde los orígenes contribuye a apoyar las tesis de la presencia del Apóstol, pues sólo las iglesias que recibieron la fe directamente de los Padres o Varones Apostólicos o de sus primeros discípulos adquirieron tan rápidamente la consideración episcopal. Si bien los testimonios y fuentes no logran despejar todas las dudas y demostrar con rotundidad lo cierto de esta tradición, no lo es menos que tanto la antigüedad de la misma como la convergencia de testimonios diversos y el fervor popular permiten afirmar su credibilidad y plausibilidad.
El milagro de san Pablo
El milagro de san Pablo ocurrió, tal como lo cuenta el cronista oficial de la ciudad, José Enrique Caldero Bermudo, «en la madrugada del 20 de febrero de 1436, en la persona del joven Antón de Arjona, al que una aparición encomendó la tarea de advertir a las autoridades locales de los vicios y pecados que se cometían contra Dios, amenazando con una epidemia de peste si esos no se corregían.
Para que fuera creído en su encargo, le anudó los dedos de la mano derecha y le ordenó que se organizara una procesión con las jerarquías civiles y religiosas y todo el pueblo al convento de San Pablo y Santo Domingo, de la orden dominica». Allí -según dice la transcripción literal del acta del milagro, en la copia más antigua que se conserva, autentificada por Jerónimo de Guzmán, escribano real y del concejo, que data de 1597- «el dicho moço fue delante e, hincadas las rodillas, llegó con la mano a la mançana de la cruz e subiendo arriba por ella llegando a la imagen de Nuestro Señor, que está en la dicha cruz, abrió mano e tornose tan buena e sana como antes la tenía, salvo que le quedaron los dedos un poco más gruesos y esto por la memoria del milagro».
Desde entonces, en recuerdo del milagro, el Cabildo municipal y un numeroso grupo de fieles acude cada año el 25 de enero, fiesta de la Conversión de san Pablo, a la citada iglesia, en la que, tras la procesión de la imagen del santo y la celebración de la eucaristía solemne, el alcalde y cuantos lo desean renuevan su voto a san Pablo y la promesa de acudir el año próximo a la celebración y mantener viva la tradición paulina.

TORCUATO, OBISPO Y COMPAÑEROS MÁRTIRES VARONES APOSTÓLICOS (s. I)

No hay comentarios:

Los llamados Varones Apostólicos, que son aquellos siete discípulos de los apóstoles San Pedro y San Pablo que, conforme a una tradición antigua española, fueron enviados a España por sus maestros Pedro y Pablo para que predicaran el Evangelio en la Península. La tradición nos ha transmitido sus nombres de Torcuato, Segundo, Indalecio, Tesifonte, Eufrasio, Cecilio y Hesiquio.

Junto, pues, con la otra tradición sobre la predicación de Santiago, y con el hecho históricamente bien probado de la estancia de San Pablo en España, la actividad apostólica de los Varones Apostólicos constituye la base del origen apostólico de la Iglesia española. Por eso ha sido, ya desde antiguo, tan grande la devoción que España ha profesado a los Varones Apostólicos, y particularmente las poblaciones que, conforme a la misma tradición, habían evangelizado cada uno de ellos, se han distinguido de un modo especial en esta veneración. Así sucede, por ejemplo, en Acci, hoy Guadix, donde se supone predicó Torcuato; en Ilíberis, o Elvira, evangelizada por Cecilio, y sobre todo en Abula, que algunos identificaron con Avila, donde tanto se venera a San Segundo.

No es éste el lugar para discutir, en primer término, la verdad de la misma tradición sobre la venida a España de los Varones Apostólicos. Baste decir que los historiadores modernos extranjeros, los padres Férotin y Savio, la califican de tradición antigua y sólida. En segundo lugar, pasamos por alto la discusión sobre cuáles son las poblaciones modernas que corresponden a las antiguas, donde refiere la tradición que predicaron dichos Varones Apostólicos. Concretamente, a qué población se refieren Urci, donde debió predicar Indalecio; Vergi, sede tradicional de Tesifonte; Carcesa, cristianizada por Hesiquio. Entre todas ellas, como se sabe, la más discutida es Abula, donde predicó Segundo.

Aquí conviene notar, ante todo, los datos que nos comunica la misma tradición, pues, aunque no presenten sólidas garantías de seguridad histórica, indican, ciertamente, la estima que se ha hecho siempre en España del origen apostólico de sus iglesias. Tal vez ésta es, en el fondo, la razón última de por qué es tan profunda en los españoles la adhesión a la cátedra de Roma y el afecto personal hacia el Romano Pontífice. De hecho, desde tiempo inmemorial, España ha proclamado y defendido con el mayor empeño el origen apostólico de su fe católica, lo cual debe ser para los españoles de nuestros días un argumento poderoso para no desmerecer en lo más mínimo de la tradicional adhesión de España a la Iglesia Católica Romana y al Romano Pontífice.

Así, pues, conforme a esta tradición, los Príncipes de los Apóstoles, Pedro y Pablo, escogieron a siete entre sus discípulos, bien probados en la fe, cuyos nombres hemos indicado, los consagraron obispos y los enviaron a España con la misión de evangelizar la importante provincia romana llamada en aquel tiempo Hispania. Dirigiéronse, pues, ellos a la Bética, que era una de las regiones más romanizadas, y, habiendo llegado a la importante ciudad de Acci (hoy Guadix), se detuvieron antes de entrar en ella. Encontrábase ésta a la sazón en plenos festejos, dedicados a Júpiter y Mercurio, por lo cual, al enterarse de las intenciones de los huéspedes, salieron algunos gentiles en ademán amenazador.

Ante esta actitud de los naturales los Varones Apostólicos retrocedieron y atravesaron el río. Los perseguidores pretendieron darles alcance; mas, al intentar atravesar el río, se hundió el puente y todos ellos perecieron. Ante la noticia de lo ocurrido los habitantes de Acci se llenaron de estupor, por lo cual salió en nombre de todos la matrona Luparia, la cual se puso en contacto con los misioneros, construyóse una iglesia y la población abrazó el cristianismo. Iniciada de esta manera su actividad apostólica, aquellos misioneros, conforme a la misma tradición, se repartieron por diversas poblaciones, siendo de este modo la base de la mayor parte de las iglesias españolas. No se olvide que, conforme a la tradición de la predicación de Santiago en la Península, éste estuvo muy poco tiempo en España y obtuvo pocas conversiones, y la estancia cierta de San Pablo tuvo una actividad muy reducida. Así, pues, según las tradiciones primitivas, los que en realidad evangelizaron a la Hispania y los verdaderos padres del cristianismo español fueron los Varones Apostólicos.

De esta tradición hablan, en primer lugar, los Calendarios mozárabes, cuya reciente publicación por los padres Férotin y Savio proyecta abundante luz sobre la Iglesia primitiva de la península Ibérica. Ahora bien, sabemos que las noticias incluidas en esta clase de calendarios se fueron introduciendo poco a poco. Por otra parte, según se ha probado, su primera redacción data del siglo V. ¿Cuándo, pues, fue introducida esta noticia en dichos calendarios? ¿Pertenece al núcleo primitivo? La unanimidad de los siete calendarios nos permite concluir que la noticia data del siglo V o del VI.

Especial importancia en este punto adquiere la literatura hagiográfica del tiempo. También en ella se habla de los Siete Varones Apostólicos, como puede comprobarse en el Martirologio histórico, de Lyon; en diversas vidas compendiadas, a manera de Flos Sanctorun, y en la misa, el oficio divino y un himno de la liturgia mozárabe.

Sobre la suerte final de los Siete Varones Apostólicos la misma tradición es muy escasa de noticias. Es muy común la creencia de que todos ellos murieron mártires. Así lo expresan algunos Calendarios. En cambio, la literatura mozárabe los llama simplemente Doctores de la fe.

La principal lección que debemos aprender de la festividad de los Varones Apostólicos es la estima extraordinaria que el pueblo español ha hecho siempre del origen apostólico de su fe católica. La tradición referente a los mismos queda consignada por escrito ya desde el siglo V o VI, y, ciertamente, desde entonces esta convicción llega a constituir una de las bases fundamentales en el ulterior desarrollo del cristianismo en España. Hubo posteriormente una corriente dentro de la Península que ponderaba en exceso la idea de que se tardó bastante en introducir plenamente el cristianismo en España. Así parece expresarlo, en el siglo VII, San Valerio, monje del Bierzo y padre de monjes, quien en una exhortación a los fieles les llega a decir que solamente a fines del siglo IV comenzó a resplandecer el cristianismo en España.

Frente a esa idea, repetida en algún otro documento y excesivamente ponderada por algunos escritores de nuestros días, diremos que, a mediados del siglo III, la Iglesia española da muestras de intensa vitalidad, y, según los testimonios de San Ireneo y de Tertuliano, ya a fines del siglo II el cristianismo estaba plenamente arraigado en España.. Podemos, pues, con buen fundamento suponer que esto se debía al hecho de la estancia de San Pablo en la Península, quien había dejado, como en tantas otras ciudades, una Iglesia bien fundada, y tal vez también a la obra evangelizadora de los Siete Varones Apostólicos.

Los siete varones apostólicos, Torcuato, Tesifonte, Segundo, Indalecio, Cecilio, Esiquio y Eufrasio, quienes según el testimonio de San Gregorio VII en una carta al rev Alfonso VI, fueron enviados por los apóstoles San Pedro y San Pablo a evangelizar España. Desembarcaron en Cádiz, dónde hicieron muchos milagros, y después de haber predicado por casi toda la Península, sobre todo en Andalucía, murieron: Torcuato en Cádiz, Tesifonte en Vergi (Almería), Segundo en Avila, Indalecio en Portilla, Cecilio en Elvira, Esiquio en Gibraltar y Eufrasio en Andújar.

ESPAÑA CRISTIANA

No hay comentarios:

SANTIAGO APOSTOL EN ESPAÑA



El apóstol Santiago, primer apóstol martir, viajó desde Jerusalén hasta Cádiz (España). Sus predicaciones no fueron bien recibidas, por lo que se trasladó posteriormente a Zaragoza. Aquí se convirtieron muchos habitantes de la zona.

Estuvo predicando también en Granada, ciudad en la que fue hecho prisionero junto con todos sus discípulos y convertidos. Santiago llamó en su ayuda a la Virgen María, que entonces vivía aún en Jerusalén, rogándole lo ayudase. La Virgen le concedió el favor de liberarlo y le pidió que se trasladara a Galicia a predicar la fe, y que luego volviese a Zaragoza.

Santiago cumplió su misión en Galicia y regresó a Zaragoza, donde corrió muchos peligros. Una noche, el apóstol estuvo rezando intensamente con algunos discípulos junto al río Ebro, cerca de los muros de la ciudad, pidiendo luz para saber si debía quedarse o huir.

Él pensaba en María Santísima y le pedía que rogara con él para pedir consejo y ayuda a su divino Hijo Jesús, que nada podía entonces negarle. De pronto, se vio venir un resplandor del cielo sobre el apóstol y aparecieron sobre él los ángeles que entonaban un canto muy armonioso mientras traían una columna de luz, cuyo pie, en medio de un rayo luminoso, señalaba un lugar, a pocos pasos del apóstol, como indicando un sitio determinado.Sobre la columna, se le apareció la Virgen María. Santiago se levantó del lugar donde estaba rezando de rodillas, y recibió internamente el aviso de María de que debía erigir de inmediato una iglesia allí; que la intercesión de María debía crecer como una raíz y expandirse. María le indicó que, una vez terminada la iglesia, debía volver a Jerusalén.

Santiago se levantó, llamó a los discípulos que lo acompañaban, que habían oído la música y visto el resplandor; les narró lo demás, y presenciaron luego todos cómo se iba desvaneciendo el resplandor de la aparición. En el lugar de la aparición, se levantó lo que hoy es la Basílica de Nuestra Señora del Pilar, un lugar de peregrinación famoso en el mundo entero que no fue destruido en la guerra civil española (1936-1939), puesto que las bombas que se lanzaron no explotaron, pudiéndose hoy en día verse expuestas en el interior de la Basílica.Santiago partió de España, para trasladarse a Jerusalén, como María le había ordenado. En este viaje visitó a María en Éfeso. María le predijo la proximidad de su muerte en Jerusalén, y lo consoló y lo confortó en gran manera. Santiago se despidió de María y de su hermano Juan, y se dirigió a Jerusalén, donde al poco tiempo fue hecho prisionero.Fue llevado al monte Calvario, fuera de la ciudad. Durante el recorrido, estuvo predicando y aún fue capaz de convertir a algunas personas. Cuando le ataron las manos, dijo: "Vosotros podéis atar mis manos, pero no mi bendición y mi lengua".

Un tullido que se encontraba a la vera del camino, clamó al apóstol que le diera la mano y lo sanase. El apóstol le contestó: "Ven tú hacia mí y dame tu mano". El tullido fue hacia Santiago, tocó las manos atadas del apóstol e inmediatamente sanó.Josías, la persona que había entregado a Santiago, fue corriendo hacia él para implorar su perdón. Este hombre se convirtió a Cristo. Santiago le preguntó si deseaba ser bautizado. Él dijo que sí, por lo que el apóstol lo abrazó y le dijo: "Tú serás bautizado en tu propia sangre". Y así se cumplió más adelante, siendo Josías asesinado posteriormente por su fe.En otro tramo del recorrido, una mujer se acercó a Santiago con su hijo ciego para alcanzar de él la curación para su hijo, obteniéndola de inmediato.Una vez llegado al Monte Calvario, el mismo lugar donde años antes fue crucificado nuestro Señor, Santiago fue atado a unas piedras. Le vendaron los ojos y le decapitaron.El cuerpo de Santiago estuvo un tiempo en las cercanías de Jerusalén. Cuando se desencadenó una nueva persecución, lo llevaron a Galicia (España) algunos discípulos.
En siglos posteriores y hasta el momento actual, numerosos fieles, principalmente de Europa, recorren parcialmente el "Camino de Santiago" que les conduce a la tumba del Santo, con el fin de pedir perdón por sus pecados.



En este repartimiento quedó España al apóstol Santiago, llamado el Mayor, hijo del Zebedeo, hermano de San Juan Evangelista y ambos primos (por madre) del Redentor; el cual, viniendo a ella, habiendo predicado en diversas ciudades, fundado muchas iglesias y convertido muchos discípulos, volvió con algunos a Jerusalén, donde Herodes Agripa mandó degollarle porque predicaba el evangelio. En el año varían los escritores, y verdaderamente en el contexto de los capítulos once y doce de los Hechos Apostólico, se prueba que fuese en el año cuarenta y cuatro de Cristo, o después.

Sus discípulos cogieron el cuerpo de noche, y llevándole a Iope (hoy Iafa), puerto occidental de Palestina, se embarcaron con él en una nave que allí hallaron. Y hendiendo todo el mar Mediterráneo, desembocaron por el estrecho de Gibraltar al océano; y doblando el norte en la costa de Galicia, entraron por el río Sar, desembarcaron junto a la ciudad de Iria Flavia, hoy nombrada Padrón, y sepultando el santo cuerpo volvieron a Roma, donde ya estaba San Pedro, que les ordenó que volviesen a España, donde todos murieron mártires. El apóstol San Pablo vino a España: así lo certifican los padres más graves de ambas iglesias griega y latina. En el año de su venida varían los escritores de cronologías. Flavio Lucio Destro, español de Barcelona, que nació año 368 y murió año 444, de setenta y seis años, dejó escrita una historia, que perdida muchos años, ha aparecido en éstos; dice que San Pablo predicó y convirtió a muchos en España año sesenta y cuatro de Cristo.

siete varones apostólicos son conocidos siete clérigos cristianos ordenados en Roma por los apóstoles (discípulos del apóstol Santiago el Mayor pero designados por San Pablo y San Pedro) que marcharon a Hispania a evangelizar: Torcuato, Tesifonte, Indalecio, Segundo, Eufrasio, Cecilio y Hesiquio o Isicio.

Según unos manuscritos del siglo X, que transmiten información más antigua (del siglo VIII o del siglo IX), los siete varones apostólicos llegaron a Acci (Guadix) cuando se estaban celebrando las fiestas paganas de Júpiter, Mercurio y Juno y los paganos les persiguieron hasta el río, pero el puente se partió milagrosamente y los siete varones apostólicos quedaron salvos. Una noble mujer llamada Luparia se interesó por ellos y los escondió, y se convirtió al Cristianismo después de haber levantado un altar a San Juan Bautista. A continuación los varones apostólicos se separaron para dar noticia del Cristianismo por distintas regiones de la Bética: Torcuato permaneció en Acci (Guadix), Tesifonte marchó a Bergi (Berja), Hesiquio a Carcere (Cazorla), Indalecio a Urci (Pechina), Segundo a Abula (Abla), Eufrasio a Iliturgi (Andújar) y Cecilio a Iliberri (Iliberris o Elvira, la actual Granada). La identificación de esas localidades es muy insegura: según otras fuentes Carcere o Carcesi es Cieza (Murcia), Urci es Torre de Villaricos e Iliturgis es Cuevas de Lituergo;[1] según una tradición abulense, Abula sería Ávila, y San Segundo su primer obispo (actualmente, su santo patrón).

Un autor del siglo IX fundió esta tradición con la de Santiago Apóstol en la Translatio S. Iacobi in Hispaniam. Según éste, siete discípulos de Santiago trajeron su cuerpo a Hispania después de su martirio desde Jerusalén y tuvieron que refugiarse en una fuente protegida por una cripta porque eran perseguidos por el rey; cuando entraron para prenderlos la cripta se derrumbó y el rey y los suyos perecieron. Una mujer, también llamada Luparia, se convirtió al Cristianismo y mandó colocar el cuerpo de Santiago en un edificio que previamente había estado consagrado a ídolos paganos; esta tradición cuenta también que tres de estos discípulos, Torcuato, Atanasio y Tesifonte, fueron enterrados junto al apóstol. También habla sobre los siete varones apostólicos el escritor dominico del siglo XIII Rodrigo de Cerrato.

15 de julio de 2011

Los efectos del alcohol en las personas

No hay comentarios:
Estaba viendo hoy un documental, que pillé empezado, pero fue suficiente. Yo ya se lo malo que es el alcohol para el cuerpo, pero no viene mal de vez en cuando toparte con este tipo de documentales en la tele. El canal era Odisea.

De lo que he visto, y explicado muy bien desde la medicina y la ciencia, el consumo de alcohol temprano en los jóvenes traerá consecuencias prácticamente irreversibles para tu organismo si no lo detienes ahora.

Si te has iniciado en el consumo habitual de alcohol en la adolescencia, las consecuencias pueden ser aún peores. Mientras más tiempo lleves bebiendo, peor lo vas a tener para recuperarte en el momento en que te des cuenta de que algo falla en ti.

Una de las cosas que he visto es como te va afectando al cerebro. Pero los daños del organismo serán mayores, y como te digo, puede llegar un momento en que el daño sea irreversible. Por eso si eres joven, y de algún modo me estás leyendo, y sueles beber alcohol con frecuencia, ya sabes, el fin de semana, el botellón, con los amigos, etc, etc, debes saber esto, antes de seguir adelante, y pensar en lo que estás haciendo.

Yo tengo ahora 40 años, pero con 15 y con 20 años, bebía alguna cosa y salía de marcha, aunque poco tiempo creo que me duró la cosa, porque pronto me di cuenta que era un error. Que era una conducta equivocada. Lo mío con el alcohol fue un problema de gusto y de darme cuenta de lo malito que te pones al día después, y que te puede ocasionar problemas. ¿Y quien con un poco de inteligencia quiere problemas?

Recuerdo una noche que volvíamos de "pasarlo bien". Yo conducía mi motocicleta. Habría bebido, cerveza, ron, tequila...una buena mezcla. Llevaba de paquete a mi primo. Ambos reíamos. De repente, en mitad de esa noche, y la oscuridad de nuestro cerebro, no me di cuenta que tenía delante el carrito de un supermercado, y cuando quise esquivarlo ya era tarde. Fuimos al suelo y seguíamos riendo, pero no era por el accidente, era porque estábamos borrachos de alcohol. Podríamos haber perdido la vida, pero sólo me hice una herida en la pierna.

¿Sabes lo que es tener que vomitar porque te sientes tan mal que no sabes como arreglarlo? Es una situación malísima.

Le doy gracias a Dios, porque hoy no bebo salvo muy raramente, una copa de vino con alguna comida, o sidra en Navidad.

Muchos beben para sentirse integrados con su grupo de amigos, o porque sienten que así se divertirán más. Si pensaras en las consecuencias que va a traer a tu salud, y los sufrimientos que te encontrarás en el futuro, no lo harías.

Estoy hablando de beber regularmente, no de tomarte una cerveza o una copa de vino con una comida de manera ocasional.

Vivimos en una sociedad enferma de alcoholismo. Cientos de jóvenes que salen los fines de semana a beber como cosacos. He tenido a un amigo alcohólico, y he visto las consecuencias de su problema. El no lo veía, pero los demás si. Finalmente murió el pobre, el año pasado, en medio de grandes sufrimientos.

Tu dignidad como persona está en juego. Eres persona, y te mereces un respeto a ti mismo o a ti misma. Ten personalidad. No sigas los errores de otros. Se fuerte y valiente. Si has caído ya, busca una solución pronto. Pide ayuda. Al Señor lo tienes siempre, acude a el también para pedirle fuerzas, y sal de ahí pronto.

A continuación te pongo una parte que he encontrado en otra página. Puede ser interesante que la leas.

__________________________________________________________

En general, suele ser cierto que cuanto más tiempo y más cantidad de alcohol se haya bebido, mayores serán las consecuencias físicas negativas. Los problemas más conocidos como la cirrosis hepática o el “Cerebro Húmedo” (Síndrome de Korsakoff) suelen producirse después de 15 ó 20 años de beber mucho. Sin embargo, los problemas médicos no surgen repentinamente después de que pasen esos años. La cirrosis o el daño hepático irreparable no ocurren sin antes enviar algunos avisos. Los sistemas corporales están siendo atacados mucho antes; el daño está comenzando a manifestarse.

Las causas de los problemas físicos del alcohol tienen dos orígenes:

  1. El alcohol tiene un efecto directamente irritante sobre todas las partes del cuerpo.
  2. Con el uso continuado del alcohol, una persona puede llegar a estar desnutrida. Ciertas vitaminas o proteínas pueden que no se tomen en la dieta, o puede que no sean absorbidas por el cuerpo.

12 de julio de 2011

¿cual de ellos eres tu?

No hay comentarios:
¿HOMBRE DEL MUNDO U HOMBRE CRISTIANO?

HOMBRE DEL MUNDO:

  • EGOISTA
  • EGOCENTRICO
  • DEMASIADO INFANTIL
  • SUPERIOR A LOS DEMAS
  • CERRADO
  • PESIMISTA
  • HUYE DE LA FAMILIA
  • DESORDENADO
  • SE MUERE CUANDO ENFERMA
  • LO PRIMERO EN LA CABEZA EL SEXO
No tienes por que tener todos los puntos.

EL HOMBRE CRISTIANO QUE TIENE SU VIDA PUESTA EN MANOS DE JESUCRISTO

  • PIENSA EN LOS DEMAS
  • SE ABRE A LOS DEMAS SIN MIEDOS
  • NO TEME A LA GENTE
  • NO LE TEME A LA SALUD
  • OPTIMISTA
  • ES INFANTIL Y ADULTO SABE ESTAR EN LAS DOS FACETAS SEGUN ES NECESARIO
  • NO SE ASUSTA TANTO DE LAS REUNIONES FAMILIARES
  • CRISTO ESTA EN EL, CONOCE A CRISTO Y COMO LO HARIA EL.
Hay una posibilidad de que se tenga un poco de los dos, y entonces estan enjaulado, el que no es cristiano pues allá con su formas de vida, pero el que es cristiano, debe de ir dejando al hombre mundano, por que choca con el cristiano, y su vida puede hacer que no se sienta uno bien.

¿CUAL ERES TU?




10 de julio de 2011

¿QUE QUIERE DIOS DE NOSOTROS?

1 comentario:

1. ¿Cuál es el designio de Dios para el hombre?

Dios, infinitamente perfecto y bienaventurado en sí mismo, en un designio de pura bondad ha creado libremente al hombre para hacerle partícipe de su vida bienaventurada. En la plenitud de los tiempos, Dios Padre envió a su Hijo como Redentor y Salvador de los hombres caídos en el pecado, convocándolos en su Iglesia, y haciéndolos hijos suyos de adopción por obra del Espíritu Santo y herederos de su eterna bienaventuranza.

______________________

MI REFLEXIÓN PERSONAL

______________________

  • Dios existe y el nos ha creado. Es decir, la vida fue creada por Dios, porque así lo quiso.
  • A Dios no lo ha creado nadie, y es perfecto y bueno.
  • Dios no necesita del hombre, pero nos crea por pura bondad, y quiere que participemos de lo que El es, es decir, que seamos felices y vivamos.
  • Dios no desea la muerte de nadie, sino que vivamos y seamos felices siempre.
  • El hombre creado por Dios, en su libertad, escogió el pecado, y por eso el hombre tiene una naturaleza "caída".
  • El sufrimiento humano es consecuencia del pecado. Dios no quiere el sufrimiento.
  • Con ese objeto envía a JESUCRISTO, para salvarnos y liberarnos de las consecuencias finales del pecado. Esto lo hace en un momento determinado de la historia, que conocemos como "LA PLENITUD DE LOS TIEMPOS". Es correcto decir que estamos en el "ÚLTIMO TIEMPO". Después de este último tiempo viene el "FIN DE LOS TIEMPOS", y el inicio de "ALGO NUEVO"
  • La consecuencia final del pecado es la muerte del cuerpo, y la eterna separación de Dios (infierno).
  • Para salvarnos del pecado del que el hombre no puede librarse, nos convoca a todos en la Iglesia.
  • Nos quiere en la Iglesia. La Iglesia es el medio de salvación, porque en la Iglesia está Jesucristo.
  • Por eso nos bautizamos, porque al bautizarnos nos hace hijos adoptivos suyos, y al ser hijos somos sus herederos, y un día tendremos lo que el tiene, porque el Padre bueno deja en herencia a su hijo todo lo que tiene, y Dios lo tiene todo. Todo bondad, todo felicidad, todo vida...
  • Vivimos en un mundo donde la mayoría rechaza la Iglesia, rechaza a Dios, y por tanto está con ese despreciando su salvación.
  • Estamos viviendo la descristianización progresiva dentro de nuestras familias, padres que dejaron de practicar su religión, o que dejaron de creer, hijos que hicieron la primera comunión, y hoy viven alejados de la Iglesia, nietos que ni siquiera llegaran a ser bautizados y por tanto no serán incluidos en la familia de Dios, otros fueron bautizados sin conciencia por parte de los padres de lo que eso significa, otros son bautizados por pura tradición, otros por superstición, otros por cumplir con la familia. Y todavía se preguntan algunos, porqué todo va tan mal. Y otros viven anestesiados sin tan siquiera llegar a hacerse esa pregunta.
  • Hoy cada uno cree poder salvarse a su manera, y busca distintos medios de salvarse, distinas sabidurías humanas, ciencias, etc, pero la mayoría parece rechazar el único medio posible de salvarse, que nos ha dado Dios por amor a nosotros. Ser cristiano está mal visto, y está siendo perseguido.
  • Un gran número de cristianos incluso viven tibios en medio de un mundo perdido y que va al precipicio. Otros que ignoran su religión, se van a sectas, dejando la Iglesia. La Iglesia tiene enemigos por todas partes, y aparte de la cristiana hay otras religiones que se oponen.

1 de julio de 2011

Anuario Pontificio 2010

No hay comentarios:
El pasado sábado fue presentado al Santo Padre el Anuario Pontificio 2010 con la actualización de los datos sobre la vida de la Iglesia en el mundo. En dicha presentación participaron el cardenal Tarcisio Bertone, secretario de Estado de Su Santidad, y Mons. Fernando Filoni, sustituto para la Secretaría del Estado para Asuntos Generales así como todas las personas que han hecho posible el nuevo anuario.


De la lectura del volumen se pueden conocer algunas novedades relacionadas con la vida de la Iglesia católica en el mundo. A partir del año 2009, por ejemplo, han sido creadas 8 nuevas sedes episcopales y una prelatura. Mientras una prelatura ha sido elevada a diócesis y 3 prefecturas a vicariatos apostólicos.


El nuevo Anuario Pontificio 2010 señala también que, a lo largo del año apenas transcurrido, fueron nombrados 169 nuevos Obispos. Los datos estadísticos relacionados con el año 2008, proporcionan un análisis sintético de las principales dinámicas de la Iglesia Católica en 2.945 circunscripciones eclesiásticas del planeta. Mientras que en el período 2007-2008 se destaca que los fieles bautizados en el mundo han pasado de 1.147 millones a 1.166 millones con un incremento absoluto de 19 millones de fieles y un porcentaje equivalente al 1,7%.


Otro dato relevante es el aumento en número de los obispos en África, el continente americano, Asia y Europa.


La situación numérica de los sacerdotes - diocesanos y religiosos - sigue mostrando una evolución positiva pero moderada y según el nuevo Anuario Pontificio 2010: los sacerdotes, diocesanos y religiosos aumentaron en el curso de los últimos nueve años, mientras la distribución del clero entre los continentes, tomando como muestra el año 2008, sigue caracterizada por una alta proporción de sacerdotes europeos.

El Anuario 2010 fue presentado a Benedicto XVI el pasado 20 de febrero de 2010 (Cf. Zenit 21 de febrero de 2010). ...

Puedes leerlo en: http://www.es.catholic.net/conocetufe/358/369/articulo.php?id=49112