¿Quieres ganar visitas en tu sitio web?

¿Quieres ganar visitas en tu sitio web?
Ahora puedes

10 de noviembre de 2011

Camino Neocatecumenal. ¿Que es?

Ando inquieto últimamente con el tema del camino neocatecumenal, conocido popularmente como kikos, y me interesa especialmente hablar de eso. No es la primera vez que me inquieta en los últimos años, como ya tengo escrito en otro lugar del blog. No tengo intención de criticar a nadie, ni de hacer juicios a la ligera, sino que usando mi razonamiento y en conciencia recta, pretendo, delante del Señor, ser honesto y sincero con lo que veo y lo que pienso, puesto que me considero miembro activo de la Iglesia, y lo que ocurre dentro de mi casa es asunto mío también.

Acabo de buscar en google, y me encuentro con una página realizada por miembros de ese grupo de personas que se rigen por unos estatutos y que viven la fe cristiana dentro de la Iglesia Católica de un modo muy particular, con una liturgia muy particular, unas formas muy particulares, y unas normas muy particulares.

¿Que es el camino neocatecumenal para mi?...

Primero voy a ver lo que es para la Iglesia Católica a la cual pertenezco y a la cual quiero ser fiel. El Papa Juan Pablo II dijo hace ahora casi 22 años, lo siguiente:


- (...) reconozco el Camino Neocatecumenal como un itinerario de formación católica, válida para la sociedad y para los tiempos actuales.

Por tanto, en palabras del Papa, el beato Juan Pablo II, esto del "Camino" es considerado por la Iglesia como un "itinerario de formación", válida y para los tiempos actuales (1990).

Es decir se centra en la formación del católico, y como todo itinerario, imagino que tendrá un inicio y un final. ¿Y luego que? Eso no lo se. Si algún catecúmeno lee esto, y me quiere contestar, se lo agradecería.

Con respecto a la formación, yo he visto dividida a una Parroquia. Por un lado está la formación que "dan ellos", y por otro la formación que dan a "los otros", los que no son de ellos. Esto de por si, me parece un desequilibrio, que fomenta la confusión y la división entre los fieles, así como un poco de "acepción de personas". ¿Cual es el criterio que emplean en las Parroquias actualmente para decidir donde van unos y donde van otros? (Si alguien quiere contestar, ahí tiene libertad para expresarse en los comentarios)

Quisiera resaltar otro pasaje de esa declaración de Juan Pablo II en 1990, que decía lo siguiente:

Deseo, por tanto, que los hermanos en el Episcopado valoren y ayuden, junto con sus presbíteros, esta obra para la nueva evangelización, para que la misma se realice según las líneas propuestas por sus iniciadores, en espíritu de servicio al Ordinario del lugar y de comunión con él, y en el contexto de la unidad de la Iglesia particular con la Iglesia universal.

Esto me afianza en mi planteamiento. "El llamado camino neocatecumenal", que se inicia a principios de la década de 1960, y que hasta 1974 no se define con el nombre actual, cuenta con la aprobación de Roma, pero hay una línea que marca Juan Pablo II con claridad. El espíritu de servicio a la Iglesia, y la UNIDAD de la iglesia local donde están, con la universal.

Aquí me surgen las dudas. Ya no estamos en 1990, sino en 2011. ¿Cómo se encuentra esa UNIDAD en estos momentos? ¿Y la colaboración con las Parroquias donde actúan? ¿Existe comunión entre ellos y los que no pertenecen al "camino"? (De nuevo invito a miembros del camino a opinar y poner luz sobre esto desde su experiencia con sinceridad).

Yo tengo los siguientes elementos de juicio:
  • Experiencia personal después de asistir a varias catequesis del camino
  • Experiencia al tratar con varios miembros del camino
  • Experiencia de mi observación personal de ciertas formas y métodos.
La Iglesia está presente allí donde se reúne, seas o no seas del camino. Sin embargo, recientemente viví la experiencia de un miembro del camino, que acudió conmigo a Sevilla a un acto relacionado con un apostolado concreto, y por la tarde, me abandonó, porque "tenía que ir a celebrar la Misa con su comunidad". Y yo me quedé allí sólo en Sevilla celebrando la Misa con otros, mientras el se marchó a celebrar a "otra ciudad". ¿Es esto normal? Yo digo que no. Me recuerda a 1 Corintios 1,10, cuando Pablo denunciaba que estar en bandos está mal, que todos somos de Cristo, ni de Pablo ni de Apolos.

Yo afirmo que el catecúmeno que actúa así actúa como no debe. Y si esto le viene enseñado desde dentro es una enseñanza errada. (Admito comentarios al respecto). La Iglesia es universal. Y la Eucaristía vale igual aquí que allí. ¿Que echas de menos a tus hermanos más conocidos? Eso sería otra cuestión. Pero no es libre, aquel al que obligan.
Publicar un comentario