¿Quieres ganar visitas en tu sitio web?

¿Quieres ganar visitas en tu sitio web?
Ahora puedes

26 de octubre de 2011

Radio María / Entrevista conmigo mismo (2ª parte)

P. Nos hemos desviado de Radio María al tema de los grupos.

R. Bueno si, pero realmente es porque para explicarle como llego yo a Radio María era necesario explicarle primero esa parte. Quizás me ayuda a decir "si" el saber que Radio María es algo de fuera de la Iglesia que trabaja para la Iglesia Católica. A muchos católicos les pasa como a los protestantes. Tienen problemas en un grupo y se van a otro. Tiene problemas en una parroquia y se van a otra. La única diferencia es que un protestante es capaz de cambiar hasta de doctrinas y de creencias, debido a su lectura de la Biblia sin tener en cuenta a la Tradición Apostólica. En el caso del católico ese elemento no se da en temas doctrinales que yo sepa.

P. Pues sigamos hablando de esto, si quiere.

R.Pues mire, yo he colaborado en varios grupos, pero más por "invitación" que por convicción personal. El primero fueron las comunidades neocatecumenales.

P. ¿Cómo llegó ahí?

R. Por presiones externas. Una de las personas con las que me confirmé, me dijo que "era un egoista" por no querer pertenecer a ningún grupo de la Parroquia. Y yo me sentí muy mal por eso, y me lo llegué a creer. Soy una persona sensible y a veces hasta inocente, y entonces era muy ignorante de muchas cosas. Después al poco tiempo fue mi Párroco el que nos invitó a asistir a mi mujer y a mi. Estamos hablando del mes de Octubre de 2005.

P. ¿Porqué lo dejaron?

R. Varios motivos. Y tengo que lamentar decir esto, pero es nuestra experiencia. Fuimos de algún modo confundidos. Pensando que íbamos a asistir a unas reuniones de catequesis para adultos, que es como lo presentan ellos. Pero poco a poco fuimos viendo que el objetivo era otro. Lo primero que me di cuenta, es que al menos mi conocimiento de ciertas cosas de las que hablaban superaba a los que asistieron a aquellos encuentros iniciales. Nos trataban a todos como párvulos en la fe, y yo ya entonces, tenía una vivencia cristiana que no encajaba con lo que allí estaba yo escuchando. Pero ese no fue el punto. El punto fue ir descubriendo que lunes tras lunes, nos iban metiendo en unas formas de celebrar la liturgia, los cantos, el ágape, etc, que me pareció que estaba en una Iglesia diferente, y que al salir del salón parroquial y entrar en la Parroquia íbamos a otra. Luego sufrimos un engaño que nos molestó mucho. Nos dijeron que nos iban a regalar una Biblia. Fue mentira. Nos dieron una Biblia, y luego nos pidieron el dinero de la Biblia. Eso no es regalar una Biblia. Desconozco si esto es un modo general de hacerlo o es sólo en aquel lugar donde fuimos nosotros, pero lógicamente a mi con esos modos no me conquistan. Al final devolvimos la Biblia, porque no teníamos el dinero, ni pensábamos participar de esa forma de hacer las cosas. Mi convicción es firme. El detonante fue cuando ya por último nos quisieron quitar la libertad. Eso si que no. A mi la libertad no me la quita nadie. Es el don más preciado que me ha concedido el Señor. Teníamos que asistir por "narices" a la primera convivencia. Salir de nuestra casa e irnos a no se donde a hacer no se sabía que. Yo dije que nosotros no íbamos, y el catequista nos insistió. Y yo le contesté dos o tres veces más que no. Y delante del grupo nos pusieron en esa situación. "Tu pídele a Dios, que ya verás como podéis ir". Y nos marchamos, y no volvimos. Y no me arrepiento de la decisión. Mi mujer tampoco.

P. ¿Cree prudente contar estas cosas?

R. Es la verdad. ¿Por qué razón tendría que callar la verdad? Si lo que digo es verdad, son los otros los que deben arreglar cosas, no yo. Hay mucha gente necesitada espiritualmente que se beneficia de este "modo" de estar dentro de la Iglesia. Bien. Si la Iglesia lo aprueba bien. Yo tengo mis discrepancias con estos "modos", pero, ante todo está mi fidelidad a la Iglesia y al Papa. Además no es dogma de fe ser neocatecumenal.

P. ¿Y que pasó después?

R. Llegó la A.R.P.U. a mi vida. De nuevo, no por convicción personal, sino por "invitación". El 8 de Diciembre de 2005, hubo una procesión extraordinaria en la Parroquia con la Virgen Inmaculada, y yo llevé la bandera de A.R.P.U. porque no había otro. Al final de la procesión discutí con la responsable, porque quiso que yo abandonara la procesión antes de llegar a la Iglesia, porque ella estaba cansada. Y yo me negué. Le dije, que se marchara ella, que yo había salido con todo mi esfuerzo portando el estandarte, y que regresaba con el estandarte hasta dentro de la Iglesia. Mi carácter y mis convicciones son firmes, y a mi no me ningunea nadie.

P. ¿Porqué lo dejó?

Primero decir que esto fue en el año 2005, después de mi confirmación el 14 de Mayo de 2005. El 3 de Diciembre de 2004, habíamos regresado mi mujer y yo a la comunión plena de la Iglesia, con el Sacramento del Matrimonio. Lo dejé porque desde el principio me convertí en un miembro muy activo, y realicé varias tareas y ayudaba en todo lo que podía, pero una discrepancia con la responsable fue el detonante que hizo que lo dejara. De todas formas, yo no me sentía que ese fuera mi lugar, y lo que no puede hacer uno es fingir que está uno bien, cuando realmente no estás identificado con lo que haces, por muy bueno que esto sea. Hoy me sigo tratando bien con aquella persona con la que discrepé varias veces, y creo que el respeto y el amor es mutuo.

P. ¿Y luego?

R. Yo estaba totalmente convencido de que mi tarea era la evangelización de los hermanos protestantes, y me dedicaba a ello en internet especialmente desde 2004. Le propuse a mi párroco que la Iglesia en general está falta de formación acerca de estos temas, y que muchos católicos ignorantes de su fe, son pescados por las sectas, pero nunca se me tuvo en cuenta esto como una actividad relacionada con la Parroquia. Yo estoy capacitado para defender la fe. Una vez me pidió ayuda para tratar de recuperar a una que se había ido con los evangélicos. Hice mi tarea, el fruto ya no es cosa mía.

Luego probé varias veces a asistir a la Adoración Nocturna, pero tampoco sentía mi "corazón arder", sino que mas bien fingía y trataba de acomodarme y adaptarme forzándome a mi mismo. Y eso es inútil.

P. ¿No encontraba su sitio?

R. Probablemente nunca me ha hecho falta buscarlo, porque siempre lo he tenido, pero creo que por presiones externas me he visto siempre como "obligado" a buscar otra cosa, como si lo que ya tenía no fuera bueno, o no fuera suficiente.

P. ¿Han habido otros grupos?

R. Pues mire, la legión de María me trató de atraer, pero yo no lo veía ni de lejos. Así que nunca asistí.

P. ¿Y llegó entonces Radio María?

R. En efecto. Entonces llegó Radio María, oficialmente en Agosto de 2006, aunque fueron unos meses antes, cuando ya comencé a entrar en contacto.

--CONTINUARÁ---

Publicar un comentario