¿Quieres ganar visitas en tu sitio web?

¿Quieres ganar visitas en tu sitio web?
Ahora puedes

23 de octubre de 2011

El amor a uno mismo

Hoy me detengo en un aspecto poco tenido en cuenta, según mi pobre visión de las cosas.

Dice el Evangelio que los principales mandamientos son dos:

. Amar a Dios sobre todas las cosas
. Amar al prójimo como a uno mismo

En ese amar como a uno mismo me quiero detener hoy.

Antes de poder decir "yo amo a Dios", tendríamos que probarnos a nosotros mismos, por ver si eso es sólo una frase vacía o una simple declaración de intenciones que luego se diluye al darse uno la vuelta.

¿Cómo te amas a ti mismo?

Durante varios años he estado siendo "alertado" acerca del "amor propio", visto en mi como algo negativo. Al menos así lo he percibido yo de las enseñanzas que iba recibiendo. Llegó alguien incluso a señalarme el "amor propio", como mi principal defecto. Yo quiero mucho a esa persona que me decía constantemente eso, de forma machacona y obsesiva. Hasta el punto de que en todo lo que hacía, ya sólo pensaba que era culpa de "mi amor propio". Llámese soberbia, o falta de humildad, que ese también ha sido un "sanbenito" que me han colgado o me he dejado colgar.

¿Cómo te amas a ti mismo?

Del amor a uno mismo poco se habla o casi nada. Estoy convencido de que muchas personas se acercarían a la Iglesia si se hablara más de eso también.

Quererse uno. Respetarse, valorarse uno en una justa medida, es sano y bueno.

En cambio puede no ser bueno, y para mi no es bueno, que se minusvalore a la persona, o se señalen continuamente los defectos de aquella persona que vemos que va con buena voluntad de crecer, y en cambio se deje en un segundo plano lo positivo.

Puedo hablar mucho de esto.

Ayer una chica leyó en la Iglesia. Era la primera vez. Perfecto no es nadie, pero si hay algún mérito hay que resaltarlo también, incluso antes de corregir el defecto. Yo sentí que debía acercarme a ella (sin conocerla), y decirle con una sonrisa que lo había hecho muy bien. Ella me correspondió. ¿Y al final, saben que? Vino a despedirse de mi con sonrisa. Ella me dijo: "Tu también lo has hecho muy bien".

Así hacemos Iglesia.

¿Cómo te amas a ti mismo?


Publicar un comentario