¿Quieres ganar visitas en tu sitio web?

¿Quieres ganar visitas en tu sitio web?
Ahora puedes

15 de agosto de 2011

Propiedades de los higos


No los había comido nunca. Hoy, después de conocer que tienen unas buenas propiedades para la salud los he probado, y me han gustado mucho. Me he acordado, de que nuestro Señor Jesús, cuanta en el Evangelio, que cierto día sintió hambre y se acercó a una higuera para comer. Capítulo 21 de San Mateo.

San Marcos, en el capítulo 11, explica la razón de porqué no encontró higos el Señor, sino sólo hojas. No era tiempo de higos. Los higos brotan en verano. Entre Agosto y Octubre, es su tiempo. El Señor maldijo a la higuera con el propósito de dar una enseñanza. Pero ese es otro tema.

San Lucas, también menciona a la higuera, en una parábola contada por Jesús. En el capítulo 13. Un hombre tenía una higuera plantada, vino a buscar fruto y no lo halló...

De nuevo San Lucas nos narra una enseñanza de Jesús donde pone a la higuera como protagonista. En el capítulo 21, nos dice que cuando vemos que brotan los higos sabemos que el verano está cerca. Por eso, cuando veamos ciertos signos, sabremos que el día de su venida está cerca.

Natanael, estaba debajo de una higuera cuando Jesús le vió, nos cuenta San Juan en el cap.1

El apostol Santiago, usa a la higuera para enseñarnos que un cristiano tiene que tener un comportamiento coherente, al igual que "la higuera no puede dar aceitunas". Cap. 3

Pero antes de eso, mucho antes, nuestros primeros padres cosieron de unas hojas de higuera para hacerse delantales con los que tapar su desnudez (Gn 3,7).

La buena tierra que Dios promete al pueblo hebrero, es entre otras cosas, una tierra de higueras. (Dt 8: 7-9)

En el libro de los jueces (cap.9), se cita a la higuera, como un árbol de fruto dulce y bueno.

Los profetas hablan simbólicamente de la higuera, casi todos ellos.

La palabra higuera aparece 48 veces en la Biblia, y 22 veces, la palabra higos.

EN RELACIÓN A LA SALUD

Los higos son muy ricos en hidratos de carbono, que el organismo transforma en glucosa. Por ello, los higos es fruta recomendable para todas aquellas personas en general, y en particular, para quienes necesiten un aporte extra de energía; embarazadas, lactantes, niños en época de crecimiento y adolescentes y para personas con un desgaste físico o intelectual importante. Teniendo en cuenta la cantidad de glucosa que aporta, es muy interesante su consumo en personas que realizan actividades deportivas intensas, sobre todo en épocas de entrenamiento o en la alimentación postcompetición, para reponer los depósitos de glucógeno que han sido agotados.

Los higos se digieren muy bien y actúan como emolientes (suavizantes) de las mucosas del tracto gastrointestinal. Es la fibra uno de sus componentes principales, razón por la cual son consideradas frutas laxantes. La fibra tiene la capacidad de fijar sustancias (ácidos biliares, colesterol...), de modo que disminuye o retrasa su absorción. Esta propiedad es particularmente interesante para las personas con colesterol elevado, ya que se forman geles viscosos entre la fibra soluble y el colesterol que es excretado en parte junto con las heces. La fibra soluble retiene agua, por lo que aumenta el volumen de las heces haciéndolas más fluidas y la fibra insoluble aumenta la velocidad de tránsito intestinal y con ello la evacuación de las heces. Este hecho hace de los higos y las brevas una buena herramienta para poder combatir el estreñimiento y la atonía intestinal. Además, la fibra realiza una función de protección frente al cáncer de colon, ya que impide o disminuye el tiempo de contacto de sustancias cancerígenas con la mucosa del intestino grueso.

Antioxidantes

Las sustancias antioxidantes (provitamina A de estas frutas) neutralizan la acción dañina de los radicales libres por lo que contribuyen a reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares, degenerativas y de cáncer. Por su composición, son alimentos especialmente indicados en caso de estreñimiento (ricos en fibra), en dietas para adelgazar (por su efecto saciante), cuando se realizan actividades físicas intensas (para suplir la demanda extra de energía) y para personas con diabetes; eso sí, teniendo en cuenta el contenido calórico y de azúcares.

Por su elevado contenido en potasio y bajo en sodio, resultan muy recomendables para aquellas personas que sufren hipertensión arterial o afecciones de vasos sanguíneos y corazón. Sin embargo, su abundancia de dicho mineral, deberá tenerlo en cuenta las personas que padecen de insuficiencia renal y que requieren de dietas especiales controladas en potasio. No obstante, a quienes toman diuréticos que eliminan potasio y a las personas con bulimia, debido a los episodios de vómitos autoinducidos que provocan grandes pérdidas de este mineral, les conviene el consumo de estas frutas.

Se sabe que Hipócrates recomendaba estas frutas para los estados febriles. En la tradición popular de diferentes culturas, se han estado utilizando durante cientos de años derivados de higos para curar catarros y aliviar el dolor de garganta. Media docena de higos cocinados en leche hirviendo constituyen un buen remedio para ablandar la tos y favorecer la expectoración, y más si se añade miel.
Publicar un comentario