¿Quieres ganar visitas en tu sitio web?

¿Quieres ganar visitas en tu sitio web?
Ahora puedes

19 de junio de 2011

Más sobre la razón de mi vida

Ante todo pido perdón a Dios. Te ruego Señor tengas piedad y misericordia de mi, que soy pecador. Sin ti, no soy nada más que pecado, líbrame en mi enfermedad, unge mis ojos con colirio para que vea. Quédate conmigo para que no sea jamás confundido, en el Nombre de Jesucristo. Amén.
_____________________________________________________________
Querido amigo no-católico, este post es para ti. También para ti, si eres católico.

Yo tengo un convencimiento interior que concuerda con la siguientes palabras de la Sagrada Escritura:

"Id por todo el mundo y predicad el Evangelio a toda criatura." (Mc 16, 15)

Esta palabra del mismo Jesús, registrada por el evangelista Marcos, la considero destinada a mi también, que he recibido el bautismo, y por tanto he sido consagrado a Dios, y hecho partícipe de su sacerdocio (no ministerial).

Yo estoy allí con los apóstoles en esa escena. Esas palabras me las dice también a mi. A mi me manda y me envía a predicar el Evangelio a toda criatura. También manda a otros, a todo el que le quiera creer y aceptar se lo pide también, pero no es una opción, es un imperativo. "Id".

Me manda ir por todo el mundo, y yo digo si. Quiero ir, Señor. ¿Cómo puedo ir por todo el mundo a predicar tu evangelio?

Su respuesta para mi ahora es: INTERNET. Este medio me facilita el ir por todo el mundo. Hace el milagro. Si le llegan a decir a San Pablo que en el siglo XXI podríamos ir por el mundo a predicar el Evangelio así, se hubiera sorprendido mucho.

Aquí sentado no me tiran piedras para echarme de la aldea o ciudad, o sinagoga, pero me tiran otra clase de piedras.

Aquí sentado no me lleno los pies de polvo de los caminos, pero se llena mi mente de cansancio y de agotamiento por el arduo trabajo que conlleva mi misión.

Es un medio para ir a todo el mundo. Otra forma de ser misionero, lo importante es tratar de cumplir la misión. Y yo tengo una.

¿Quién me ha dado esa misión?

Afirmo con rotundidad: ¡JESUCRISTO mismo!

¿Cómo es eso? ¿Es que se me ha aparecido como a San Pablo? No. Yo no he visto a Jesús nunca con los ojos de mi cara, pero si le percibo y le siento dentro de mi, y fuera también, porque el está con nosotros todos los días, y muy especialmente se hace presente AL PARTIR EL PAN. Es decir, en la EUCARISTÍA, que tu, amigo no católico, no crees en ella, o que tu, amigo católico puede que la vivas sin darte cuenta de lo que vives. ¿Y yo? Yo tengo mucho que aprender, y no soy digno de estar en la presencia de Dios, pero por Jesucristo he recibido esa Gracia, y puedo acceder a su presencia cada día, por medio del arrepentimiento de mis pecados, que es la llave.

Entonces, ¿podría ser una vana ilusión de mi parte? ¿Podría haberme engañado a mi mismo, creyéndome que Dios me ha dado a mi una misión?

No lo creo. Porque su Palabra es clara, y yo se que es para todo el que quiere escucharlo. "Id por todo el mundo y predicad el Evangelio a toda criatura." (Mc 16, 15). Y yo he escuchado la Palabra, y quiero ir libremente. El porqué quiero escucharle sería para hablarlo en otro momento.


Publicar un comentario