22 de marzo de 2011

Teleadicción
















http://www.divshare.com/download/14271528-45b

Viendo a sus hijos, por así decir, ausentes de la vida familiar, ensimismados y pasivos frente al televisor, Vd. se habrá interrogado en más de una ocasión sobre cuál será su futuro. Y, tal vez, inquieto y preocupado, habrá pensado si debería hacer algo.

Si Vd. es profesor, probablemente, al notar a sus alumnos cansados, nerviosos y excitados, habrá tenido la impresión de que su noble labor educativa está siendo sutilmente saboteada por un instrumento inmensamente seductor, frente al cual es muy difícil defenderse: la TV.

Miles de padres y de profesores tienen los mismos problemas y se hacen las mismas preguntas.
Pedagogos, psicólogos, médicos, sociólogos y especialistas en comunicación -cada uno en su campo específico- han observado que los efectos producidos por la visión indiscriminada de la TV no se reducen a la imitación de escenas violentas o eróticas, sino que afectan a la mente infantil y juvenil en lo que tiene de más central.

Y por eso alertan: el exceso de TV bloquea la capacidad de aprendizaje de niños y jóvenes; perturba el recto desarrollo de sus potencialidades intelectuales y morales; neutraliza, en no pequeña medida, el esfuerzo de padres y maestros para formar sana y moralmente a sus hijos y alumnos.

Estos especialistas concluyen sin vacilación: si sus hijos pasan numerosas horas ante la TV corren el riesgo de entrar intelectual, psíquica y moralmente mal preparados a la vida en sociedad y de frustrar su futuro profesional.

¡Cuidado! Sepa discernir los efectos nocivos producidos por el uso indiscriminado y abusivo de la TV. El futuro de sus hijos o alumnos está en juego. Vd. puede y debe salvarlos. Si lo hace, ellos, sus futuras familias y la sociedad entera se lo agradecerán. Y, sobre todo, se dará gloria a Dios y habrá paz en los hogares y en la sociedad.

Para ayudarle a encontrar una respuesta eficaz a estas cuestiones candentes, se ha preparado este trabajo, recogiendo la opinión de numerosos especialistas en la materia.

Tenemos la seguridad de que las revelaciones aquí contenidas podrán ser útiles a padres y profesores. Pero también a los alumnos, que envueltos por la fascinación de la televisión, pueden no percibir "ciertas cosas" que pasan dentro de sí mismos. Y muchas veces ni ellos, ni sus padres ni sus profesores saben explicar el por qué de ellas.

Publicar un comentario