¿Quieres ganar visitas en tu sitio web?

¿Quieres ganar visitas en tu sitio web?
Ahora puedes

6 de marzo de 2011

El hombre es justificado por la fe y no por hacer lo que prescribe la ley de Moisés. (Doctrina Católica)

Lectura de la carta del apóstol

san Pablo a los romanos

(3, 21-25. 28)

Hermanos: La actividad salvadora de Dios, atestiguada por la ley y los profetas, se ha manifestado ahora independientemente de la ley. Por medio de la fe en Jesucristo, la actividad salvadora de Dios llega, sin distinción alguna, a todos los que creen en él.

En efecto, como todos pecaron, todos están privados de la presencia salvadora de Dios; pero todos son justificados gratuitamente por su gracia, en virtud de la redención llevada a cabo por medio de Cristo Jesús, al cual Dios expuso públicamente como la víctima que nos consigue el perdón por la ofrenda de su sangre, por medio de la fe.

Sostenemos, pues, que el hombre es justificado por la fe y no por hacer lo que prescribe la ley de Moisés.

Palabra de Dios.

Te alabamos, Señor.


___________________________________________________


En otro tiempo, antes de que Jesucristo, verdadero hombre y verdadero Dios y Señor nuestro, viniera al mundo, el hombre no podía justificarse por la fe, puesto que aún no había nacido Jesús.


Por lo tanto, la manera de justificarse ante Dios, sólo podía ser una. Hacer algo. Ese algo, era concretamente, siguiendo un extricto CUMPLIMIENTO de lo que San Pablo denomina, "las obras de la ley".


Ahora sólo es preciso TENER FE EN JESUCRISTO, y de esa forma serás justificado ante Dios Padre.


¿Significa eso que YA NO TENEMOS QUE HACER NADA MÁS para salvarnos?


No.


Significa que la salvación NO VIENE POR EL CUMPLIMIENTO DE UNAS NORMAS, como creían desde Moisés hasta Cristo, sino que la SALVACIÓN es una gracia. Es decir, un don gratuito que Dios concede a TODO AQUEL QUE CREE EN JESUCRISTO.


¿Y eso porqué?


Porque TODOS somos pecadores, y sólo Cristo pagó el precio de la salvación derramando su sangre en la cruz.


¿Entonces YA NO TENEMOS QUE HACER NADA MÁS QUE CREER EN JESÚS?


Eso depende de como lo entiendas.


MODELO COMODIDAD: Si para ti, creer en Jesús, significa que lo único que tengo que hacer es permanecer sentado y no hacer nada más. Eso no es creer en Jesús.


MODELO CUMPLIDOR: Si para ti, creer en Jesús significa que con cumplir una serie de normas y mandatos, ya está hecho, entonces no has entendido lo que quiere decir CREER EN JESÚS. Por ejemplo: "Yo asisto a Misa todos los domingos, yo fuí bautizado, yo rezo tal y cual cosa, yo tengo devoción en tal o cual, yo hago promesas a tal y cual...yo....yo...yo. ¡Cuidado! Puedes estar dentro de la Iglesia, pero eso no garantiza nada. El cumplimiento por si, no garantiza nada.


Yo cumplo porque quiero a Jesús, porque quiero unirme más a El para así poder agradarle mejor y ser más útil a su encargo de que EVANGELICEMOS a un mundo que cada vez se aleja más de Dios.


MODELO PROTESTANTE: Los protestantes y las sectas, dicen creer en Jesús, porque leen la Biblia y muchos incluso le aman de verdad, pero si creen, ¿cómo es que están divididos entre ellos? Ellos enfatizan mucho sobre la fe, y hacen bien, pero no se olviden ustedes de la doctrina, porque es fundamental para ser cristiano verdadero, y la Iglesia de Jesucristo es UNA (Un sólo Señor) , SANTA (por que Jesús es santo), y CATÓLICA (porque es para todos).


Hoy muchos dicen creer en Jesús. Y aún dice la Escritura, que "hasta los demonios creen....pero tiemblan". ¡Cuidado!


Para creer en alguién, PRIMERO DEBES CONOCERLE BIEN, y saber cual es su propuesta. La propuesta de Jesús es bendición para tu vida, es salvación. Sanación del alma. Pero exige un cambio en la persona. Un cambio progresivo pero radical al mismo tiempo.


El rechazo de la propuesta de Jesús, supone en la persona, desoden y desarreglos múltiples, que no dan paz al alma.


Y si crees de verdad, entonces te unes a El. Y si te unes a El, vas y das fruto, gracias a El. Así de simple. Y ya no me salvo yo, sino que me salva El, a quién corresponde todo el honor y la gloria, por los siglos de los siglos. Amén.


Fj.mv


Publicar un comentario