¿Quieres ganar visitas en tu sitio web?

¿Quieres ganar visitas en tu sitio web?
Ahora puedes

13 de julio de 2010

¿Porqué creo en el Evangelio?

Creo que en el Evangelio y por tanto en Jesucristo, porque pienso honestamente que es la Verdad. Para entrar en la Vida tienes que creer el Evangelio. Para ser feliz, no hay más Verdad que el Evangelio.

Creer en el Evangelio supone una novedad en cualquier momento de la historia, puesto que el hombre tiene tendencia al mal, al desorden, al pecado. Si alguién me ofende mucho, mi naturaleza, es decir aquello de los que estoy hecho, me empuja a dar una respuesta igual o peor a aquellos que no me tratan bien.

Si paso necesidad, me inclinaría a robar. Si quiero justicia, me inclinaria a matar. Si quiero justificarme a mi mismo, me inclinaría a mentir a los demás para aparentar ser lo que no soy, y hacer lo que no hago, y otras muchas cosas. Sin el Evangelio, el hombre no tiene ningún límite para hacer el mal. Mientras que el Evangelio me pone un freno a mis malas inclinaciones, porque al creer en el Evangelio estoy creyendo en Dios, en sus mandamientos, en su Ley divina, y en la Ley natural que ha sido creada por El.

Los mandamientos han sido dados para mi bién. Mientras tanto, el hombre que no cumple los mandamientos se va autodestruyendo y degenerando cada vez más.

Si no sigo la Ley natural, y hago lo que me place en la vida (aborto, vicios...), entonces me hago peor que los animales.

El Evangelio es novedad para el mundo. Es camino de la verdadera paz y felicidad para el hombre.

Creo en el Evangelio porque creo que Jesús nos ha mostrado el verdadero camino para que el hombre sea verdaderamente feliz sobre la faz de la tierra.

El Evangelio te libera, porque ya no actúas según tus instintos animales sino por el Espíritu Santo de Dios con el que te selló en el Bautismo.

Creo en el Evangelio. Es la Verdad que transforma al hombre que lo acepta, pone un límite a nuestra tendencia a hacer el mal. A responder con ira, con violencia, con falsedad, al prójimo.
Publicar un comentario