¿Quieres ganar visitas en tu sitio web?

¿Quieres ganar visitas en tu sitio web?
Ahora puedes

23 de mayo de 2009

El Minidisc


Un MiniDisc es un disco de pequeñas dimensiones (7 cm x 6,75 cm x 0,5 cm) de almacenamiento magneto-óptico diseñado inicialmente para contener hasta 80 minutos de audio digitalizado. Esta tecnología fue anunciada por Sony en 1991, se introdujo en el Mercado el 12 de enero de 1992. En Japón fueron los sustitutos de las cintas de cassette, pero no fue así en el resto del mundo pese a los esfuerzos de Sony, ya que su precio era elevado. Llegaron a ser populares en el Reino Unido durante tres años (1998-2001) cuando se comercializaron una selección limitada de álbumes en MiniDisc, además de en CD y cassette, pero la distribución de música por Internet y el auge del formato MP3 no han favorecido su abaratamiento. Actualmente se usan principalmente para la grabación.


El MiniDisc tiene una forma similar a la de un disquete, con un tamaño de 6.8 x 7.2 x 0.5 centímetros, con una carcasa externa que sirve de protección con una puerta deslizante y el disco almacenado en su interior. Utiliza tecnología magneto-óptica para guardar los datos.
Se pueden grabar datos en el hasta un millón de veces. El reproductor los lee mediante el láser.

Este formato de grabación hace que el acceso a cualquier parte del disco sea rápido. Además, al principio del disco se guarda una tabla de contenidos que indica donde empieza y acaba cada pista, almacenando información sobre esta, como el título o el artista. Esto permite que las canciones no tengan que grabarse continuas, sino que puedan hacerlo “a trozos”. Por tanto podríamos borrar una pista de 30 segundos y grabar una de 1 minuto, usando los 30 segundos de la borrada y otra parte distinta del disco para los otros 30.

El MiniDisc usa el formato de compresión ATRAC, un formato con pérdidas con una concepción similar a la del MP3 y un sistema anti-saltos, mediante un buffer, obligatorio en todos los reproductores, de 10 segundos, aunque opcionalmente más grande, lo que permite leer gran cantidad de datos y parar el motor, ahorrando batería.

Una de las principales causas de que el MiniDisc no triunfase en el mercado fue la escasa cantidad de discos de música que se lanzaron en este formato, unido al alto coste de los lectores en un primer momento. Hoy en día continúan siendo populares como medio de grabación, sobretodo usado por periodistas.

Publicar un comentario