¿Quieres ganar visitas en tu sitio web?

¿Quieres ganar visitas en tu sitio web?
Ahora puedes

10 de enero de 2009

ADORAR / VENERAR

ADORAR viene del latín: ad orare (rezar). Acto de religión por el cual Dios es reconocido como el único digno del honor supremo, por ser infinitamente perfecto, tener dominio supremo sobre todos los hombres y el derecho a la sumisión y entrega total de todos los seres. La adoración es un acto de la mente y la voluntad que se expresa en oraciones, posturas, actos de reverencia, sacrificios y con la entrega de la vida entera. No confundir con devoción.
Adorar a Dios es reconocerle como Ser Supremo, Creador, Salvador y Señor de todo.

El culto a María o a los santos no es adoración pues no reconoce a estos como Ser Supremo, Creador, Salvador y Señor de todo. El culto a María o a los santos es de VENERACIÓN.

El primer mandamiento de la Ley que enseña la Iglesia Católica exige la adoración exclusiva a Dios. El culto de ADORACIÓN sólo puede ser dado a DIOS: Jesús dijo: "Adorarás al Señor tu Dios y sólo a él darás culto" (Lc.4,8; cf. Deut 6,4-5, Mt. 4,10)

Al ADORAR a Dios reconocemos la verdad. Que somos criaturas suyas. Tener una devoción hacia alguién NO ES ADORAR, puesto que no se está reconociendo supremacía sobre todo, por ejemplo la Virgen María o los Santos. Devoción es la disposición de la voluntad para cumplir con prontitud lo propio de una relación. Por ejemplo, un hombre devoto a su esposa. La devoción expresa la alianza de amor: afecto, cuidado, atención.

Nuestra DEVOCIÓN suprema es hacia Dios. La devoción a Dios es la disposición de la voluntad para hacer con prontitud lo referente al culto y el servicio a Dios. Esencial para la devoción es la disponibilidad para hacer cualquier cosa que honre a Dios, sea en público o en privado, sea oración o sea servicio. A la persona que tenga esta disposición se le llama "devota". La raíz de la auténtica devoción es un gran amor por Dios.

Dios instituyó en su Iglesia diversos miembros. Entre ellos los más insignes, después de la Cabeza que es Cristo, son María Santísima, los Apóstoles, mártires y santos. La Iglesia manifiesta devoción a estos miembros gloriosos de la familia de Dios. Esta devoción NO es lo mismo que "adoración" la cual sólo se rinde a Dios.

Las "devociones" o "devociones populares" son prácticas de piedad por las que se expresa la devoción.

Entendiendo lo expuesto, se puede comprender bién la diferencia entre ADORAR, que en la Iglesia Católica sólo se enseña que la adoración es una acto dirigido sólo a Dios, y la VENERACIÓN.

VENERACIÓN: Honor que se da a los santos. Ellos, en virtud a su unión con Dios en el cielo, interceden por nosotros en la tierra, nos dan ejemplo y pueden ministrarnos las gracias de Dios. Ellos nos guían en el camino a la santidad, ayudándonos a crecer en virtud.

La veneración a las imágenes y reliquias se dirige a Cristo y a los santos que ellas representan, no a la imágen en si (estátua u otra forma).
Publicar un comentario