¿Quieres ganar visitas en tu sitio web?

¿Quieres ganar visitas en tu sitio web?
Ahora puedes

22 de enero de 2008

las imágenes según el catecismo y la Biblia

Las imágenes explicadas en el Catecismo de la Iglesia Católica (enseñanza de la Iglesia)

IV 'No te harás escultura alguna...'

2129 El mandamiento divino implicaba la prohibición de toda representación de Dios por mano del hombre. El Deuteronomio lo explica así: 'Puesto que no visteis figura alguna el día en que el Señor os habló en el Horeb de en medio del fuego, no vayáis a prevaricar y os hagáis alguna escultura de cualquier representación que sea...' (Dt 4, 15-16). Quien se revela a Israel es el Dios absolutamente Trascendente. 'El lo es todo', pero al mismo tiempo 'está por encima de todas sus obras' (Si 43, 27- 28). Es la fuente de toda belleza creada (cf. Sb 13, 3).

2130 Sin embargo, ya en el Antiguo Testamento Dios ordenó o permitió la institución de imágenes que conducirían simbólicamente a la salvación por el Verbo encarnado: la serpiente de bronce (cf Nm 21, 4-9; Sb 16, 5-14; Jn 3, 14-15), el arca de la Alianza y los querubines (cf Ex 25, 10-12;
1 R 6, 23-28; 7, 23-26).

2131 Fundándose en el misterio del Verbo encarnado, el séptimo Concilio Ecuménico (celebrado en Nicea el año 787), justificó contra los iconoclastas el culto de las sagradas imágenes: las de Cristo, pero también las de la Madre de Dios, de los ángeles y de todos los santos. El Hijo de Dios, al encarnarse, inauguró una nueva 'economía' de las imágenes.

2132 El culto cristiano de las imágenes no es contrario al primer mandamiento que proscribe los ídolos. En efecto, 'el honor dado a una imagen se remonta al modelo original' (S. Basilio, spir. 18, 45), 'el que venera una imagen, venera en ella la persona que en ella está representada' (Cc de Nicea II: DS 601); cf Cc de Trento: DS 1821-1825; Cc Vaticano II: SC 126; LG 67). El honor tributado a las imágenes sagradas es una 'veneración respetuosa', no una adoración, que sólo corresponde a Dios:

El culto de la religión no se dirige a las imágenes en sí mismas como realidades, sino que las mira bajo su aspecto propio de imágenes que nos conducen a Dios encarnado. Ahora bien, el movimiento que se dirige a la imagen en cuanto tal, no se detiene en ella, sino que tiende a la realidad de la que ella es imagen. (S. Tomás de Aquino, s. th. 2-2, 81, 3, ad 3).

Como te dije en mi mensaje anterior, es lícito tener imágenes religiosas,

y no va contra ningún mandamiento, puesto que las imágenes no son consideradas por un católico bien formado, divinidades, ya que sólo creemos en un solo DIOS, Padre-Hijo-Espíritu Santo.

¿Reconoces entonces que no hay pecado en tener imágenes de Jesús, en poder mirarlas, en poder sacarlas a la calle en una procesión para testimoniar en medio del mundo que creemos en Jesucristo, y a poder dirigirme a Jesús contemplando una imagen suya o una cruz?

Respecto a María, los santos y lo que tu llamas evocar a los muertos o hablar con los muertos, trataré en una próxima ocasión si el Señor lo permite, ya que el tema es si Dios prohibe las IMÁGENES relacionadas con los cristianos, y no la intercesión de María o los santos que es otro tema, ni por supuesto juzgar a gentes que no conozco siquiera.

Este es mi testimonio. Yo adoro a Dios, no adoro a las imágenes.

Animaciones GRATIS para su correo electrónico - ¡Por IncrediMail! ¡Haga clic aquí!
Publicar un comentario