¿Quieres ganar visitas en tu sitio web?

¿Quieres ganar visitas en tu sitio web?
Ahora puedes

2 de septiembre de 2007

Una boda mas

Ayer asistí a una boda de un familiar en la Iglesia. Lo de siempre. Todo el mundo muy bién arreglado por fuera, pero...¿y lo de dentro? ¿Creen que exagero? No.

No exagero. La gente entra en la Iglesia como si fuera un patio. Durante la ceremonia se oye murmullo de gente hablando. Si miras a tu alrededor, ves a la gente como ausente, como si no fuera con ellos. No responden a las peticiones del cura, no rezan, no hacen nada. Sólo miran.

El sacerdote estuvo magnífico. Un 10, a pesar de sus años. El me bautizó hace 36 años, y tuve la oportunidad de hablar con el dos veces. La primera para saludarle.

La segunda para felicitarle por su valentía y sus palabras en la homilía.

Fue una homilía dignísima. Fue al grano. Para que el matrimonio sea válido, tiene que haber 3 condiciones. La primera, es venir libremente a casarse. ¿Y si te casas en la Iglesia sólo por cumplir una tradición? ¿Es eso ir libremente a casarse? La segunda no me acuerdo ahora, pero la tercera era, educar a los hijos EN LA FE CRISTIANA. Esa condición pesa mucho. Si fallán alguna de las tres el matrimonio eclesiástico será nulo.

Muchos viven en un matrimonio nulo por no cumplir las condiciones que prometieron el día de su boda, y posiblemente ni lo saben. Hay que ser coherentes. Yo no quiero que nadie crea a Dios si no lo desea, pero no me gusta la hipocresía. No me parece justo. Si te casas por la Iglesia, al domingo siguiente hay Misa, y debes ir por coherencia. A mi, nadie me enseñó esto. Lo aprendí después de muchos sufrimientos.

Nadie te obliga ni a casarte por la Iglesia ni a bautizar a sus hijos.

Digo que felicité a D.Jose María personalmente, porque fue valiente. Al final de la ceremonia, un grupo al fondo, comenzó a aplaudir y a jalear como si estuvieran en un campo de fútbol. D. Jose María con la dignidad que siempre tuvo, se volvió, encendió de nuevo el micrófono, y dijo: "Por favor, aplausos todos los que quieran, pero gritos no, que estamos en la Iglesia, el Templo de Dios, perdonen ustedes".

Bravo D.Jose María. Curas como usted hacen que me sienta todavía mas feliz de ser cristiano convencido y convertido.

Puede que no nos volvamos a ver, quién sabe, a lo mejor en el cielo, pero si es la última vez que le veo en la tierra, me voy con un gran recuerdo de usted. ¿Cuantos tienen la bendición de saludar al que le bautizó, 36 años después? No se......
Publicar un comentario