¿Quieres ganar visitas en tu sitio web?

¿Quieres ganar visitas en tu sitio web?
Ahora puedes

16 de mayo de 2007

"Yo creo que...." (I)

Diré lo que opino. Pensar que lo que uno opina sólo es la verdad porque es "mi verdad", no es correcto. Siguiendo este planteamiento, un terrorista estaría legitimado para hacer lo que hace, porque el cree que es "su verdad". O un ladrón seguiría afirmando que es sano y bueno el robarle a otro, porque a el le parece bueno, en su opinión.

Esta es la prueba. Nuestra opinión, puede que no esté del lado de la razón, o dicho de otro modo, lo que uno opina, puede no ser verdad.

¿De que le valdrá al hombre permanecer en su propia opinión, cuando los argumentos le quitan la razón?

Algunos confunden "argumentos" con "opinión personal".

Cuando yo presento argumentos para defender una idea, no estoy siguiendo mi libre opinión. Estoy profundizando mas allá.

Por ejemplo.

El que no cree en Dios presenta el siguiente argumento: "No creo que exista Dios porque yo no lo creo. No me cabe en la cabeza que exista Dios".

Pero otro te podrá dar un argumento. ¿No ves que existes? Alguién te ha tenido que crear, porque de la NADA, no puede salir ALGO. De la NADA, saldrá NADA.

Si...pero es que hubo una explosión en el espacio...y empezaron a formarse los planetas....

SI...pero para que algo explote tiene que existir primero. Y no puede si alguién lo lo crea primero.

Aquí lo tenemos. Por un lado, una libre opinión. "Yo no puedo creer que Dios existe, porque no me entra en mi cabeza que eso sea posible". Y por otro lado, argumentos que sustentan la opinión.

Si los argumentos son verdaderos, estarás en la Verdad, si son falsos en la mentira.

Ejemplo de argumento falso.

SI..¿Pero si Dios existe porque existe la maldad en el mundo? Ya que Dios se supone que es bueno y es amor.

Este argumento es falso, y por lo tanto no puede dar como resultado el "tener razón". Es tan sólo una opinión personal basado en un elemento erróneo.

¿Cual?

Que Dios nos ha hecho libres para hacer el bién y el mal. Esa es la verdad que el mismo ha revelado.

Por tanto, no se puede querer culpar a Dios del mal del mundo y tener razón, o querer demostrar por la existencia del mal, que Dios no existe, porque estarás dando argumentos falsos.
Publicar un comentario